2009-12-20

Sophia y Fabian abrazados

La tecnología móvil y la estupidéz humana

Yo antes tenía un móvil sencillito, y la verdad es que me gustaba bastante: pequeñito, funcional, no muy feo... Eso fue hace dos años. La tecnología MDPJ (Moviles Diseñados Para Joderse) ha hecho que acercándose su segundo aniversario empiece a hacer el tonto y fallar más que una escopeta de feria. Es normal, esta clase de artículos están creados para resultarte baratos y que al cabo de cierto tiempo tengas que cambiarlo por sistema. No es una teoría conspiratoria, en serio. Tengo un amigo que compró el mismo móvil y a los dos años, ¡Ñaca! A la basura.
En fin, que mi móvil está en las penúltimas. Justo en Navidades, que es donde más duele. Y es que yo pertenezco al tipo de usuarios que no usan para nada el móvil, pero que si lo pierden están perdidos. Por eso me duele mucho el alma cuando tengo que gastarme dinero en algo inservible pero a la vez necesario. Y así estamos. Además, los avances de la tecnología móvil han hecho una serie de cosas que me molestan cada día más:
-Ya no hay móviles en verde o naranja. Adios a las pantallitas pixeladas que se veían chisimass!! con sólo ponerlo a la luz. Ahora todos los móviles son con pantalla de colores, todos llamativos, para que te de verdadera vergüenza sacarlo en público.
-Tienes que cambiar el politono con canciones de "perreo". Yo siempre he sido de los que se ponen el sonido de timbre telefónico y punto. Pero eso ya no existe. No vende, así que el usuario discretito tiene que apechugar con una especie de discoteca portátil.
-Es casi imposible encontrar un móvil decente sin cámara digital, cámara de vídeo o cafetera. Todos los que no lo tienen son casi tan malos como el mío. Así que tienes que comprarte la cámara para poder hacer el idiota por ahí. Estas cosas sólo sirven para fotografiar borracheras, y yo de eso no gasto.
-Los colorsitos. Ahora te llaman al móvil y este empiza a parpadear con alguna luz chillona que se ve a kilómetros. Por Dios.!!!
-La tecnología WAP, MMS, GPS, Bluetooth y la madre que los parió a todos. No pienso aprenderme tantas siglas.
En resumen, que uno ya no puede salir a la calle a comprarse un teléfono que sirva para dar o recibir llamadas. Tienes que salir con una especie de móvil tuneado (rapido y furioso III) que te sirve hasta para freirte unas tostadas si te sirve en el desierto.
Estupido progreso...