2013-07-19

Sophia y Fabian abrazados

Tácticas que dan miedo

Cuando eres un niño, simplemente no lo entiendes.

Estás haciendo lo tuyo, intentar algo nuevo, explorando algo nuevo, los ojos en el premio, cuando de repente papá aparece de la nada, te atrapa y empieza a gritarte en la cara.

Tienes miedo. Pero lo que tu insignificante cerebro sin experiencia no se da cuenta es que a pesar de todas las apariencias, “papá aún tiene más miedo que tú”.

El siguiente paso en este proceso es generalmente las lágrimas. Y luego un abrazo. Y luego algo de culpa por parte del papá, y luego, tan pronto como llega la hora de dormir, grandes cantidades de alcohol. Debido a que la culpa no desaparece, y usted sabe que va a suceder de nuevo. Porque los niños son estúpidos (*).

Como cualquiera que haya estado alguna vez en un equipo deportivo o en el ejército o en un reality show puede dar fe, con el fin de llegar a las personas estúpidas, las personas están a menudo obligadas a gritar. Y no me importa que diga que su niño es superdotado, él sigue siendo un tierno idiota.
Darth Vader salvando a Luke
Esa idiotez a la vez positiva, porque si bien es una mezcla de ignorancia, estupidez y falta de experiencia. Su desconocimiento del peligro exige a sus padres que les griten a él cuando está se está poniendo en peligro, es también la misma ignorancia y la falta de experiencia que lo deja desconcertado, atónito, confundido y asustado cuando a él le gritan. Porque él no entiende ni lo que provocó los gritos, ni cómo los gritos posiblemente podría significar cualquier cosa, y casi siempre piensan que es ira.

Lo que nunca dirá antes de tener hijos es que en la enseñanza de las nociones básicas de ser padre implica enseñar como caminar, hablar, comer, ir al baño, leer, etc., también hay que enseñarles a los niños sobre las emociones. Debido a la mitad del tiempo ellos están experimentando por primera vez, y SE VUELVEN LOCO POR TODO. Es como si de repente son capaces de leer la mente y no ser capaz de filtrar nada, por lo que se vuelve abrumadora y termina siempre en una rabieta. Las emociones son difíciles, y tarda un tiempo (es decir, la totalidad de la existencia humana) para entender los matices.

Cuando eres un niño, tener miedo es simplemente estar asustado. Implica gemir, llorar y evacuaciones involuntarias. Y estar enojado es “estar enojado”. Se trata de gritar y llorar, pisar fuerte y cualquier cosa que implique lucha. Para los niños, la mayor parte del tiempo la ira y el miedo son cosas totalmente diferentes, y los dos nunca se encontrarán. Así que cuando un padre se enoja, no ven los matices de ese enojo. Los niños no tienen en cuenta las decenas de diferentes razones, por la que un padre puede enojarse, y no pueden entender que la ira podría estar ocultando algo más, algo que no es la ira en absoluto.

Cuando usted es un padre, y ve a su niño a hacer algo estúpido, o poniéndose en peligro, a menudo como resultado directo de su ignorancia, se asusta. Y tal vez entra en pánico. Y entonces grita. Y pones un poco (mucho) esfuerzo, porque es lo que necesita tu pequeño tonto para reaccionar y deje de hacer lo que está haciendo, aunque sea sólo por un segundo. Y no tienes otra manera de reaccionar que con más ira. La ira es un mecanismo, un frente, para ocultar tu miedo, básicamente estás fingiendo. Pero ellos no lo saben, por lo que funciona. Y una vez que ves que nada sucede ese miedo envuelto en ira se convierte en culpabilidad.

Y entonces usted bebe.

Después de un ataque al corazón de esa manera, y el saber que yo fui un loco frente a mi hijo, incluso si era por su propio bien, necesito un bajón tanto como mi hijo lo merece. A veces me hace sentir triste por días. Yo lo llamo SPDP - Síndrome postraumático de Paternidad. Mi hijo probablemente lo llama algo así como “Holy Shit! Eso fue aterrador! Mantenga a papá lejos de mí”. Y ese es el mayor inconveniente. Cuando su ira conduce al miedo.

Eres un pistolero en vez de balas, disparas gritos. Tal vez reaccionas un poco más de lo necesario, y de repente el chico tiene más miedo, y te tiene miedo a ti. Y buena suerte tratando de explicarle a ese pequeño corazón humano y sollozo, de dos años de edad que, a pesar de no entender por qué su papá rugía como un dinosaurio, todavía quiere un abrazo al psicópata que acaba de pasar frente a él.

La buena noticia es que, mientras el miedo y los gritos no se conviertan en el modo por defecto en la crianza, el abrazo suele ser el mejor remedio. Para su hijo y para usted. Bueno, eso y el alcohol.


(*) Próximo post