2013-08-09

Sophia y Fabian abrazados

10 cosas parecidas entre criar un hijo y estar en la cárcel

Como padre, tu horario está a menudo determinado por las necesidades de tu hijo, especialmente cuando el niño es pequeño.

La necesidad de conseguir un lugar relajante para tu siesta, -así como la necesidad de llegar a la cama para pasar la noche antes de que salga el sol, se ha limitado- es toda una proeza . Ser secuestrado en tu casa por unas horas es generalmente mejor que hacer frente a una crisis pública de un niño demasiado gritón, así que a veces la recompensa vale la pena. Sin embargo, la crianza de un niño puede ser bastante sofocante.

De hecho, es asombroso el número de cosas que tienen parecido el hecho de criar hijos y la de estar en una cárcel. Y para completar, tienes una pequeña -sádica- guardia con un complejo de Hitler.
Bebe disfrazado de Hitler


10 cosas parecidas entre criar un hijo y estar en la cárcel:

  1. No se puede hacer nada sin supervisión constante: De tu hija, de tu esposa, madre, suegra, etc.
  2. Cada mañana comienza con alguien gritándote para despertarte.
  3. Siempre estás aterrorizado porque algo malo va a pasar cuando estás en la ducha.
  4. Siempre estás aterrado que alguien va a meterse en tu cama en medio de la noche.
  5. El tiempo de la comida está llena de tensión.
  6. Alguien está mirándote siempre que vas al baño.
  7. En cualquier momento puede haber una pelea entre el guardia y otro prisionero (Mamá).
  8. Siempre estás aterrado que alguien va a golpearte, morderte, apuñalarte o atacarte con algún tipo de arma improvisada.
  9. Debes contrabandear -el alcohol, el chocolate y el entretenimiento para adultos - debe ser contrabandeado y se consume en secreto.
  10. Las visitas conyugales son difíciles de conseguir, requiere programación intensa, y con frecuencia se interrumpen.
BONUS: 1 cosa NO parecida entre criar un hijo y estar en la cárcel:
  1. Al ser colocado en confinamiento solitario es una recompensa, no un castigo.

La mayor similitud entre la prisión y la crianza de los hijos? No hay escape. De hecho, te arrastras a menudo a través de kilómetros de inmundicia sin ningún pago en absoluto.

Y la libertad condicional no es por 18 años.