2013-09-11

Sophia y Fabian abrazados

Quién lloró y me hizo el rey?

Abuela e hijo sorprendido viendo la computadora


He sido un padre por apenas unos dos años (aunque no me he sentido como uno hace algún tiempo). Admito algunas veces mi falta de conocimiento de crianza de hijos, en parte porque no hay una manera correcta de ser padre, y otra porque no tengo ni idea de lo que estoy haciendo.

Y sin embargo la gente sigue preguntándome qué hacer.

No en mi página web, por desgracia, pero si en la vida real.

El fin de semana, mi suegra me preguntó si mi hija podría comer un poco de queso. "Claro, no es alérgica al queso, ¿qué me importa? Sólo asegúrese de que no sea demasiado grande."

Más tarde, mi suegro me preguntó si estaba bien para Princess (Sophia) ver un programa de televisión. "No ha visto ninguno hoy", ¿no? Por lo tanto le dije que si, siempre y cuando no sea "Más alla de la corona".
Como he dicho muchas veces, no soy un experto. Ninguno de nosotros lo es. Y sin embargo, yo estoy claro de que tengo autoridad sobre mi hija, como si tuviera alguna idea de lo que es mejor para ella. Claro, yo tengo mis ideas sobre la forma en que debería ser: Fans de los Tiburones de la Guaira, fans de Barcelona FC, fanática de la música, un amante del chocolate, una persona amable y atento, alguien que vea la película antes de leer el libro, etc, pero más allá de esas cosas superficiales, sólo estoy averiguando como quiero que sea, sin duda, haciéndolo mal a diestra y siniestra.

Todos estamos haciéndolo. Algunos más que otros. Algunos algo bien, otros TODO mal. Y sin embargo, seguimos permitiéndonos criar a nuestros hijos. Con total impunidad!
Bebé disfrazado de Juez
Tengo una amplia vida de situaciones embarazosa de las cuales me he liberado por suerte y de repente soy una figura con autoridad? De repente puedo controlar la vida de alguna pequeña persona? Y ahora, mis amigos, compañeros, y mis padres - que tienen un infierno de mucho más experiencia de crianza que yo - y mucha gente me pregunta si se les permito hacer algo o tener algo con mi hija, como si tuviera alguna idea de que es lo correcto!

Tiene sentido en un cierto nivel, ya que es mi hija, y es mía. Ella es mi propiedad. Lo último que alguien quiere hacer es dañar la propiedad de otra persona. Así que la gente debe comprobar las instrucciones (yo) antes de usarla (a mi hija) inapropiadamente (dándole una gorra de los Leones del Caracas).

(Cálmate. Yo realmente no creo que me pertenece mi hija. Es sólo la abreviatura del concepto que básicamente hago. No, no puede ser dueño de otro ser humano (no más) y la propia sugerencia es insensible a los grandes sectores de personas - la mayoría de las cuales son comentaristas muy prolíficos de la libertad del hombre -.. incluso ni me permiten bromear sobre eso Además, si hay algún tipo de relación maestro-esclavo entre los padres y los niños, los padres somos los esclavos (seamos realistas).

Nadie quiere ser responsable de daño de los niños de otra persona o dañar a los padres de otra persona. Hay muchas variables en la crianza de los hijos, y nadie sabe realmente cómo administrar esas variables en términos de importancia e impacto. Es posible que dejarle ver un poco de Tv de un programa inofensivo puede resultar en la adicción más grande para un niño (es solo un ejemplo). Uno nunca sabe. Y los padres son los únicos que pueden tener ese tipo de poder e influencia (y daño).

(Bueno, los padres y maestros y televisión y los videojuegos y Miley Cyrus y Justin Bieber y ese chico de aspecto duro de la escuela de su hija que comienza a salirle un bigote y habla de estrellas chinas todo el tiempo. Ah, y Marilyn Manson. Pero sobre todo los padres. Al menos hasta la secundaria.)

Uno de los desafíos de ser padres es aceptar esta gran responsabilidad que usted está bastante seguro que no va a ganar, y estoy seguro de que no mereces. A menudo se siente como un fraude, y que podría causarle una depresión, e incluso rechazar su rol como padre. Pero no se puede dejar vencer. Las apuestas son demasiado altas. Tenga la seguridad de que nadie comienza como un buen padre. Todo el mundo se siente como un fraude por un tiempo. Es una responsabilidad ridícula estar a cargo de otra vida, sin guía, y no hay manera de estar preparado para ello.

Lo único que puedes hacer es fingir. Eso es lo que hacen todos los padres. Una vez que te das cuenta de eso, y una vez que se desbloquee el verdadero secreto - que sus padres estaban fingiendo también - es un peso menos de encima. Da miedo, dejar casi todo a la suerte y esperar que resulte un poco bien, pero sin duda es también liberador.

Todos estamos fingiendo que sabemos todo sobre la paternidad, y que nos importa.

Pero no,

Todo lo que importa es que nuestros niños lo crean.