2013-10-24

Sophia y Fabian abrazados

El único malo de Halloween es Todo

La mayoría de las fiestas tienen un significado universal. Todo el mundo está de acuerdo que la Navidad es sobre la paz en la tierra y poner gremlins en microondas, mientras que Semana Santa es acerca de hazañas familiares difíciles de alcanzar como llegar a tiempo a un aeropuerto. Otras fechas, incluyen grandes ingesta de comida como el día del Padre y su "tradicional" parrilada. Algunos de los concursos de comer de mi familia han terminado en la sala de emergencia, pero sólo uno ha terminado en la morgue. En caso de que se lo pregunte, sí, se puede sufrir una sobredosis fatal de guasacaca.
Calabaza de Halloween
Hay muchas explicaciones de por qué la gente comenzó a cortar las caras en calabazas, pero la verdadera razón es que se quedaron sin gatos para tallar su lugar.
Halloween, sin embargo, no tiene tal significado aceptado por unanimidad. Aunque en Venezuela no es más que un "carnaval para adultos", aún hay personas que me critican que deberíamos nacionalizarlo. A primera vista, parece una ocasión inofensivo para que los niños jueguen a disfrazarse y recoger caramelos. Si se mira más profundo, la fiesta tiene implicaciones políticas y sectarias que son de casi siempre de rabia. No ha sido un día de tanta controvertida desde que MTV contrató al Papa ser juez de concurso de camisetas mojadas anual de primavera. Nadie se molesta porque un hombre de Dios gire hacia el pecado, pero todo el mundo estaba loco con su terrible visión de quien debía ser la ganadora en la ronda final.

Uno de los grupos que deben estar ofendidos por Halloween son los socialistas de izquierda, aunque probablemente ya están demasiado ocupados preparándose para la guerra contra Santa Claus, pero eso no les va a impedir abrir un segundo frente en estos momentos. Sería prudente mantener algunos expertos en reserva para asumir lo de "dulce o truco", sin embargo, esto se trata de un ritual liberal que requiere que los niños vayan de puerta en puerta pidiendo limosna. Estos vividores desvergonzados esperan que los propietarios responsables subsidien su incapacidad infantil de mantenerse por sí mismos. Si un adulto tiene la desfachatez de negar esta redistribución de la riqueza, los parásitos disfrazados expresarán su sentido extravagante de derechos a través de actos de vandalismo. La única manera que Halloween podría ser socialista es, si en lugar de dulces, las personas entregan atención gratuita de salud y certificados de nacimiento falsificado.

Por otro lado, los capitalistas forman un berrinche cuando se trata de la víspera de Todos los Santos. En teoría, cada dulce o truco es un juego de presión e interés. Cuanto más tiempo y esfuerzo se pone, más dulces obtienen los niños. En la práctica, sin embargo, los progresistas saben que la competencia es casi tan hermosa como un partido entre la Vinotinto y Brasil por una copa del mundo. Sabe que no vas a ganar pero... de que demonios hablo?

Al 31 de octubre, los hijos de padres adinerados pueden comprar disfraces de lujo de las tienda, mientras que los niños pobres se ven obligados a improvisar disfraces de lo que tienen disponible, que suele ser cinta adhesiva y decepción. De la misma manera, los niños con padres ricos son llevados en minivan de casa en casa, lo que les permite cubrir vastas franjas de la ciudad para el dulce o truco en poco tiempo. Los niños pobres, sin embargo, deben viajar a pie por sus los barrios peligrosos, donde recogerán volantes electorales y casquillos de balas. Los más afortunados de estos jóvenes vendrán a casa con poco más que una sola barra de chocolate e incluso entonces probablemente tendrían que enfrentar una pelea a cuchillo para evitar ser robado. Bajo este sistema, los niños ricos se hacen más ricos y los niños pobres contraen hepatitis C, que es exactamente cómo se supone que la economía debe trabajar.
Yeli y Sophia disfrazada
Los disfraces suele esconder la humanidad que hay en cada niño. Supongo.
Las ofensivas de Halloween se extienden más allá de la política y de la religión. Al parecer, muchos padres se le prohíben pedir dulces porque creen que pedir caramelos es obra del diablo. En realidad, los ateos son los que deben estar ofendidos porque la fiesta es abiertamente cristiana. Como dice en la Biblia, cuando Jesús murió por nuestros pecados, los romanos lo abrieron por una costilla y un montón de caramelos cayó de él. La entrega de golosinas azucaradas es más o menos lo mismo que compartir hostias durante la misa, sólo que con un poco menos de piedad y mucho más caries.
Calabaza de Halloween con Caramelos
Todo el mundo sabe dulce es una droga para niños. Esta noche el niño se llena de azúcar, pero a quien le importa dormir?
Acerca a los niños disfrazados que vienen a su puerta también es un acto muy religioso. No hay nada más cristiano que juzgar a los demás por su forma de vestir. En este sentido, otro grupo que debe oponerse a Halloween es la gente con visión 20/20. Las mujeres decidieron colectivamente que finales de octubre es la mejor época del año para vestirse como zorras, que es un poco desconcertante. Hay un montón de otras fechas perfectamente buenas que podrían beneficiarse de vestirse así, como el Día de la Independencia y Semana Santa. El mayor problema con los trajes sugestivos es que casi todas las mujeres sienten la necesidad de participar en esta tendencia. Los corsés pueden ser muy sexy, pero la grasa de su espalda no lo es. Cuando seleccione bien su disfraz, por favor, sea conscientes que todos no tenemos la necesidad de ver "aquello".
Chicas disfrazadas de policia
Por qué no vestir así todo el día? La Semana Santa sería genial.
Quizás más que cualquier otra persona, los niños tienen una razón para oponerse a Halloween. Cada año, más y más padres dejan que sus hijos carguen las bolsas llenas de dulces y limitan a sus hijos a comer sólo unos pocos dulces que recogieron en una noche. No hay ningún punto en permitir que los niños reúnan toda la comida chatarra sólo para mirarla. Eso es como dejar que la gente ve todo el porno que quieran pero arrestarlos si tratan de masturbarse. Los padres que donan caramelos a los niños pobres son aún peores. En la mente de estos padres y madres, las calorías son muy perjudiciales para su propia progenie, y es preferible infligir daño a los menos afortunados, lo cual es un objetivo admirable cuando se hace en nombre de la caridad.

Lo único universal en Halloween es que todo el mundo tiene una razón para odiarla. Tal vez eso es una cosa buena. Tenemos demasiadas ocasiones dedicadas al bienestar del hombre y de la elevación del espíritu humano. Tener un día al año que todo el mundo desprecia ayuda a equilibrar las cosas.