2013-10-04

Quiero adoptar una mascota… ¿realmente estoy list@? -@irebabe

Conocí el verdadero amor de una mascota ya bien grandecita (a Pug Alejandro –mi primer perrito- lo adopté a los 29 años). Hasta ese momento no sabía lo maravilloso que podía resultar su compañía, ni el que alguien te esperara todos los días con tanta emoción que cuando llegas de tu trabajo su carita se iluminara al verte, moviendo su colita para demostrar toda su alegría.

Las mascotas son seres vivos, no son objetos ni regalos, y traen consigo muchas responsabilidades. Como dice César Millán, un perro equilibrado se logra con ejercicio, disciplina y afecto. Realmente, debes preguntarte si estás list@ para asumir ese compromiso con este nuev@ compañer@ de vida.

Tener una mascota, no es solamente darle de comer, llevarla al veterinario o comprarle todos los juguetes que consigas en el mercado, exige dedicación. ¿Sabías que la vida promedio de un perro es de 10 años? Obviamente mucho más corta que la de los seres humanos, por ello, durante el tiempo que nos acompañen debemos brindarle una feliz existencia.

Después de hacer esta reflexión y si es tu decisión seguir adelante, debo hacerte otra pregunta ¿prefieres comprar o adoptar? Mis dos perros fueron comprados pues soy amante de la raza Pug. Si tuviese nuevamente la oportunidad, adoptaría sin duda y le daría una mano amiga a tantos peludos que no tienen hogar.





Independientemente si tu mascota es comprada o adoptada, debe tener un tiempo de adaptación al nuevo entorno y tú debes enseñarle con mucha paciencia (pero también con amor) las reglas del lugar: dónde ir al baño, ubicación de su camita, horarios de comida, convivencia con los miembros de la familia. Respeta sus tiempos y sé flexible: si decidiste adoptar un cachorro y tienes que ir a trabajar, cuando llegues con mucha seguridad conseguirás un pequeño desastre. Enséñal@, no seas violento y mucho menos pienses en devolverl@ (piensa que para poder caminar, tuviste que caerte bastante cuando niño).

Conversa con los integrantes de tu familia qué piensan sobre tener un perrit@, pues no es tarea de uno solo. La familia, tiene un rol muy importante y efectivamente es de gran ayuda. Revisa que no haya antecedentes alérgicos o asmáticos, pues los caninos de pelo largo pudieran provocar recaídas importantes. En este caso, lo más sabio es consultar con el alergólogo antes de proceder a la adopción.

Si vas continuar debes tener claro, que desde ese momento cambia tu rutina. Dependiendo de la edad y raza del perro hay niveles de ejercicio. Si es un cachorro, después de completar todo el ciclo de vacunación, puedes sacarlo para que camine y drene sus energías.

Imagínate estar acostado todo el día o encerrado en una casa, obviamente, nuestro mejor amig@ se torna hiperactivo e impaciente. Con el ejercicio diario esto va disminuyendo, y vas formando una conexión tan hermosa que este paseo se convierte en el mejor momento de tu día.

Estos párrafos no los escribo en son de regaño ni para asustarte. Más bien son producto de una profunda reflexión, ya que estamos hablando de una vida que va a depender de ti. Si decidiste abrirte a esta nueva experiencia, ¡bienvenid@, tu mascota se convertirá en el mejor amig@ que podrás encontrar en este mundo!

Cierro con un mensaje que leí hace tiempo en Facebook y me conmovió profundamente, “algunos ángeles no tienen alas, tienen 4 patas, un cuerpo peludo, nariz de pelotita, orejas de atención y un amor incondicional”.




Irene Contreras / @irebabe
Comunicadora Social
Mamá no perruna de Pug y Sandy



Información publicada en www.mujeres20.com
@Mujeres_20