2013-11-01

Sophia y Fabian abrazados

5 Cosas que me había olvidado de tener un recién nacido en casa.

De vuelta en casa desde el hospital no fue tan aterrador como pensaba. Esto no fue mi primer bebé.
Este fue mi segundo bebé. Los recién nacidos no dan miedo. En comparación con una niña de dos años, un recién nacido es sólo un pisapapeles lindo con pequeños impulsos y una tendencia al babear y sonreír al mismo tiempo. Si yo puedo manejarme, cargando a una niña en una explosión de Legos y gritando, arqueando la espalda de 15kg por dos cuartos a 70kph sin matarme, una bola de carne sin dientes de ocho kilos debe ser pan comido. O eso creía yo.
Cargando a Fabian en la playa

Sospecho que era la falta de sueño que tuvo lugar durante la primera semana en casa con Princess, pero de alguna manera mi cerebro olvidó selectivamente estas cinco cosas de tener un recién nacido en casa:
1.- Cambio de pañal... de NUEVO!?

Estamos usando de 10 a 20 pañales al día. ¿Por qué lo digo? Cada cambio de pañal implica el uso de tres pañales: el pañal sucio, el nuevo pañal que termina orinado, y el tercer pañal que en realidad termina en el niño. Otras cosas que terminan siendo orinadas: yo, el sofá, la pared, mi iPad, y cualquier otra cosa dentro de un radio de dos metros. Es como un espectáculo de Rock cuando lanzan el agua al público en el cuarto donde estoy cambiando al niño. Debo darle a las primeras tres filas, ponchos.

En cambio, cuando su pequeña manguera bebé comienza a apagarse, mi estrategia es similar a la de los bomberos en un volcán. Termino tirandole cosas en la parte superior para detener el derrame, o por lo menos para que no se extienda. Ropa, pañales, trapos, cualquier cosa para calmar el azote de orina que está empapando el cuarto.
Fabian en la silla del carro
Si necesitas 3 pañales para llegar al pañal adecuado.

2.- Quien necesita dormir?

Yo estaba dispuesto a despertarme cada dos horas. Pero yo no estaba dispuesto a despertarme cada hora y luego pasar 45 minutos para dormir al niño. Esto ha resultado en que tengo 2 a 3 horas de sueño cada noche durante las últimas dos semanas. Yeli y yo estábamos tomando con calma durante los primeros días, pero la falta de sueño REM está empezando a introducirse en nuestra vida cotidiana de formas muy extraña.

Ejemplo 1: Fuimos a FullFlores el otro día para buscar decoraciones de Navidad. Yeli quería levantar los brazos para agarrar algunos ornamentos en el estante superior. Entonces le dije en voz alta, en un pasillo lleno de gente, que era una mala idea que levantarla los brazos debido a su reciente cicatriz de la circuncisión. Circuncisión?. Me refería a cesárea. Tuvimos algunas miradas raras.

Ejemplo 2: Anoche yo quería un vaso de agua. Mantenemos el agua fría en un dispensador de la nevera. Abrí la nevera, baje la botella y comencé a llenar mi vaso. El agua comenzó a golpear mis pies, y al mirar hacia abajo veo lo que pasaba, y me di cuenta de que yo no estaba llenando un vaso con agua. Estaba llenando nuestra sal de con agua. De alguna manera había abierto la alacena, saqué la sal, abrí la tapa y comencé a llenarlo de agua. En realidad, esto sucedió. Y no, yo no lo bebí.
Papa y Sophia riendose
Tu tampoco  vas a dormir

3. "¿Acaso esto es normal?"

"Yo lo veo normal?"
"Su ombligo. Está un poco de rojo."
"Oh, tienes razón. Es un poco de rojo. Será mejor que lo Googlee".
"OK".
(Consulta al doctor Google) "¿Le apesta?"
"Que le apesta qué?"
"¿Quiere decir si le apesta ... como su axila. "
"¿Por qué le importa si su axila huele?"
"Su ombligo! ¿Tiene su ombligo olor a algo?"
"No lo sé. Debo comprobarlo?"
"Creo que ya sabes la respuesta a esa pregunta."
(Huelo el ombligo) "supongo. Supongo que si tiene olor. ¿Qué debería oler su ombligo?"
"No sé lo, algún olor de ombligo tiene. Esto sólo dice que compruebe si huele. Sí
o no, tiene olor su ombligo? "
"Si tuviera que elegir uno, elegiría sí".

Nunca supe para que era que estábamos buscando el olor.


4.- "MI HIJO LE PASA ALGO!"

Estoy bastante seguro de que mi hijo tiene algo. Además, cada vez que gruñe en la noche creo que se está asfixiando. Salto de la cama, enciendo la luz, y me aseguro de que no se está asfixiando con su saliva. Luego, cuando por fin estoy tranquilo, supongo que me he perdido algo y que realmente se ahogó, y es por eso que él no hace ningún ruido. Enciendo las luces, y voy a asegurarme de que está respirando. A veces está respirando muy rápido. A veces respira demasiado lento. Cada pequeña tos es la tos. Cada pequeño jadeo es EL jadeo. Cada cierto tiempo se despierta con hambre y mi ansiedad se desvanece hasta que Yeli lo alimenta, y lo coloca de nuevo en su cuna. A continuación, el ciclo comienza de nuevo.

La parte lógica de mi sabe que estoy siendo un tonto. La parte de "hechos" que mi cerebro registra de Fabian está bien, incluso si ronca toda la noche como una cabra desafinada. El problema es que los hechos que mi cerebro dejó de funcionar son los que tratan de servirme un vaso de agua con hielo... con sal.

Fabian con el chupon gracioso

5. Odio tu videojuego! Bueno, yo odio tu casa estúpida e intento de decoración!

Es seguro decir que Yeli y yo hemos estado un poco estresados. Recuerde que cada conversación que tiene lugar durante la hora de dormirnos es abrumadora y tienen el potencial de ser una lucha de Dioses Griega. Dicho esto, creo que, a pesar de un par de golpes, lo hemos hecho muy bien. Pude haber hecho algunas observaciones innecesarias acerca de por qué yo no debería tener que ver un espectáculo sobre las cheerleaders del Futbol americano, y anoche Yeli estaba listo para usar como martillo mi PlayStation 3, pero aparte de eso hemos sido tan buenos como se puede esperar.

Para hacer frente a lo que hemos estado pasando no hemos dado un poco de espacio y siestas extra con la mayor frecuencia posible. El desafortunado efecto secundario de esto es que echo de menos a mi mujer. Todo es acerca de los niños en este momento, como debería ser. Estoy, sin embargo, con ganas de cambiar un poco el ritmo -hasta que los niños lo permitan.

Bono:

   Sophia y Fabian en la cama jugando.


Sophia abrazando a Fabián

Estas cinco cosas son algunas de las partes difíciles de tener un bebé que había olvidado. Hay muchas cosas maravillosas que había olvidado de mis recuerdos con Princess cuando era un bebé. Aquí que les muestro una nota positiva:


  • Fabianator se calma inmediatamente cuando pone su cabeza en mi pecho y escucha los latidos de mi corazón.
  • El olor de su cabeza es mucho mejor que el ombligo (lo cual está bien, por cierto)
  • Cuando beso sus pies, sus diminutos dedos se doblan alrededor de mi labio superior.
  • Su ojos son inmensos y brillantes.
  • Se rie muy pícaramente.
  • El sonido de la lactancia materna. (Usted puede pensar que es raro, pero yo creo que es increíble.)
  • La mirada en el rostro de mi esposa cuando mira a Fabianator.

De todos modos, yo no cambiaría estos días por nada del mundo. Buenos tiempos ... muy buenos tiempos.
Yo cargando al recien nacido Fabián

Fabian comiendo en la silla
Con amor, Papá