2013-11-06

Sophia y Fabian abrazados

Emocionalmente (no) Dispobible

Los niños son sorprendentemente inteligentes y perspicaces. Excepto cuando no quieren serlo.
Papá León y su hijo cachorro


 Mi hija sabe mentir para conseguir lo que quiere, sabe cómo presionar nuestros botones de enojar, ella sabe cómo funciona mi iPhone, y sabe que todas las noches me robo sus jugos y galletas. Apuesto a que los suyos son iguales, los niños siempre son más inteligentes de lo que esperas. Y sin embargo, a pesar de sus locas habilidades, en un nivel emocional son todavía unos bobitos.

Mí hija todavía no puede sabe cuándo se justifica una crisis emocional (nunca) y cuando sí (cuando se acaban sus galletas).
Frase de Madre y Padre

Peor aún, él al no ser capaz de calibrar correctamente sus propios sentimientos, mi hija hace caso omiso por completo de todos los demás sentimientos. Y no tiene indicador de estado de ánimo. Si lo hiciera, sabría que a las 9:00 pm de un largo día, cuando mamá hace las maletas para un vuelo temprano por la mañana a la guardería, no es el momento de ponerse su sombrero de insoportable.
Pero él no lo sabe. Porque los niños no tienen ninguna empatía.

Ellos no saben lo que es trabajar todo el día y volver a casa y conseguir toda la casa desordenada y todavía tienen que preparar la cena. Ellos no saben lo que se siente pasar todo un día peleando con tu jefe porque según él es un perfeccionista y tu un idiota. Nunca han despertado de una resaca de una noche de amigos y tuvo que lidiar con una niña gritando que sólo quiere comer un poco de plastilina. Y por lo que no entiendo por qué estás siendo tan fastidiosa en conseguir su leche, no un poco de agua, ni un poco de jugo, NADA, quiere LECHE!!
Minions alterado

Por supuesto, no es culpa de ellos. A pesar de la frecuencia con la que defiendo y culpo a los niños por su mala conducta, yo no puedo culpar ahora a una niña de casi tres años de edad, por no ser emocionalmente perceptiva con su madre. O por no ser capaz de medir el estado de ánimo de una mujer (que ni siquiera un hombre de 39 años de edad, que lleva 10 años de casado conoce el verdadero estado de ánimo de una mujer). No es culpa de mi hija.

Sé esto. Yo sé que ella sigue pensando en todo. Sé que su falta de empatía es más que una consecuencia de la falta de experiencia de vida. Y en mis mejores momentos, soy paciente con estos dolores de cabeza. Pero a veces es difícil, sobre todo cuando los quieres abrazar y descaradamente te rechazan, o después de que ella se comporta muy bien para otra persona, pero a su regreso a casa te trata como basura.

A veces es difícil no querer ahorcar a tu hija.

A riesgo de afirmar lo obvio, y a pesar de la colección de mensajes que recibo, realmente no odio a mi hija. Y sospecho que tu tampoco.

Pero a veces? Casi no soporto a mi hija. Y sospecho que tú también. Porque a pesar de que yo tuve una vez su edad, y era igual de idiota emocional. Como adulto intelectualmente entiendo cómo una conciencia limitada de un niño de casi tres años de edad y sin capacidad para controlar sus emociones, es muy difícil no decir que algunas veces es muy odiosa, aunque sea sin intención.

Lo que hay que recordar es que la gestión de reacciones y emociones no es responsabilidad de los niños de dos o tres o cinco años de edad. Es responsabilidad de los adultos.

Y cuando mi hija está en su peor momento, trato de salir adelante y superarlo, con diferentes niveles de éxito. Si estoy al final de mi paciencia, y me encuentro a mí mismo pasándome al lado oscuro, trato de contar hasta diez o salir de la habitación o hacer algo de yoga o beber o [indicar cualquier método de alivio del estrés que prefieras]. Y luego me recupero. A veces se necesito dos bebidas.

La buena noticia es que por lo general toma menos tiempo para nuestros hijos recuperarse y redimirse de sus actos, esos pequeños locos adorables. Y siempre me acuerdo de que soy el adulto y ellos son unos terroristas atrofiados emocionalmente que me está volviendo loco sin culpa real y que es mi responsabilidad escapar del momento sin reaccionar mal. De tal manera que yo soy el único responsable de evitar ir a la terapia de familia.

A veces se necesitan tres tragos.
Hijos tomando en la playa como Papá