2013-11-13

Sophia y Fabian abrazados

Las mujeres odian a las mujeres

Colocar a las mujeres a cargo del mundo no pondría fin a la guerra. La mayoría de las mujeres que conozco no pueden pacíficamente compartir un apartamento, por no hablar de la Tierra. Casi todas las mujeres han dicho lo siguiente (solo con pequeñas variaciones): "Solíamos ser mejores amigas, pero luego vivimos juntas por un tiempo y ahora no nos podemos soportar". Ciertamente, eso compañeros del mismo sexo pueden tener problemas para llevarse bien, pero es mucho más probable que tengan muchos más problemas de manera irreconciliables si ambos personajes tiene vagina. Las mujeres tienen problemas para tolerar a las otras mujeres, mientras que los hombres por lo general no tiene ese problema debido a los millones de años de evolución darwiniana, en cambio las relaciones de amistad entre mujeres suelen fracasar debido a su incapacidad de dejar pasar algo, no importa que tan insignificante sea. No tengo pruebas de nada de esto, pero la falta de información sobre los hechos nunca me ha detenido antes. A continuación se muestra una explicación completa de por qué las mujeres odian a las mujeres.

La mayor razón de porque las mujeres tienen dificultad para estar con las demás es que les importa, muy apasionadamente, temas que no tienen importancia. Una chica que conozco una vez tuvo una pelea a gritos con su compañera de piso sobre cómo decorar una fiesta. Nada dice "Feliz Navidad" como poner a esa loca en su lugar. Este problema simplemente no le pasa a los hombres. La única decoración que hacemos de vez en cuando, es volcar una alfombra para ocultar la cerveza y manchas de sangre. El alcoholismo es una afición desordenada. Yo tenía tres compañeros en mi último año de universidad, y nosotros nunca tuvimos una pelea. Eso no quiere decir que siempre estuvimos de acuerdo. Una vez tuvimos un mes estancados sobre quién debía sacar la basura. Al igual que los adultos racionales, dejamos que la situación llegara al punto máximo, en el que nuestro apartamento no estaba preparado para ser habitado. A continuación, realizamos un extenso torneo con los juegos de azar para determinar quién se quedaba con esta tarea exigente. Hubiera sido mucho, muchísimo más rápido que alguien acabara por ceder y sacar la basura a la acera, pero las tácticas de retardo dan sus frutos. Nos sentamos todos a analizar y yo no era el único que tenía que sacar la basura, que era realmente lo único que importaba. Las mujeres han manejado esta situación de manera diferente, a saber, mediante la sustitución de la competición alegre con mensajes de Facebook y un montón de lágrimas.

Otra razón del porque las mujeres tienen dificultades para llevarse bien con las demás es la selección natural. La mayoría de la humanidad sabe que dispara a un bebé por el cañón de la mujer tiene probabilidad de matarla. Antes del siglo 20, la mala alimentación y la vida corta significaban que la mayoría de las mujeres alcanzaron la menopausia alrededor de los 17 años, dando a cada dama pocas oportunidades para reproducirse antes de que ella muriera o comenzara a tener “calorones”. Si una mujer tenía previsto transmitir sus genes, tenía que maximizar sus posibilidades de reproducción con la pareja más adecuada. El problema fue que otras mujeres también estaba luchando por el mismo pequeño grupo de socios deseables. En este entorno, las amistades femeninas tomaron un asiento trasero de la competencia biológicamente motivado. Sólo las mujeres más feroces tuvieron éxito en la transmisión de su ADN, lo que garantiza su descendencia femenina fueron tan maliciosa como ellas mismas. Los hombres, por otra parte, eran físicamente capaz de producir un gran número de descendencia con un número casi ilimitado de mujeres. Dado que los hombres se enfocaron más en la cantidad que en la calidad, no tienen mucho incentivo para competir con otros hombres para encuentros románticos específicos con el sexo opuesto. Como resultado, durante millones de años, los hombres aprendieron a llevarse bien mientras que las mujeres evolucionaron para agredirse unas a otras con mensajes de texto pasivos-agresivos.

Hijas con Celular llamando a Papá
"Nos encantaría que vinieras con nosotras, pero no estamos segura si lo disfrutarás. No habrá ningún chico feo a tu disposición para que te conectes".
Las mujeres son mucho mejores compañeras si comparten un hogar con un miembro del sexo opuesto. Una vez que una mujer tiene un anillo en el dedo, ya no tiene que competir con otras hembras por un socio adecuado para la reproducción, ya que supuestamente se ha bloqueado para su marido. Ahora tiene un monopolio sobre sus esfuerzos reproductivos, al menos en teoría. Si le desagrada la forma en que él vive en su vivienda compartida, puede desempeñar así su función en el monopolio, con la oferta sexual de la relación
y modificar rápidamente su comportamiento. Los hombres encuentran este enfoque aceptable ya que son recompensados ​​con favores sexuales por ceder en cuestiones que nunca se preocuparon en primer lugar. Lo único que los hombres quieren que hagas en cuanto a decidir sobre la decoración de una casa es dejarlos a ellos fuera de esa tarea. Esta simbiosis nunca puede ocurrir en una casa con dos mujeres que no están vinculadas románticamente. Una compañera de piso femenino no va a ceder a las amenazas de otra mujer con la prohibición de sexo. Si lo hace, las mujeres son probablemente personajes en un late night show en Cinemax.

Una amistad entre dos mujeres es sólo un sentimiento temporal. Un período en el que ambas buscan razones para odiarse. Aunque la mayoría de los intentos de amistad entre dos mujeres no funciona, algunos tienen éxito, al menos por un tiempo. ¿Por qué estas alianzas funcionan mientras la mayoría de los demás se quedan corto? Esto es materia para especulación investigación. Tal vez las mujeres no tienen ninguna razón para sentirse amenazadas. La envidia no puede sabotear una relación si cada mujer piensa secretamente que la otra es inferior en todos los sentidos. La fundación de las amistades femeninas duraderas es condescendencia mutua. Es por eso que las amistades del mismo sexo son más fácil a medida que envejecen. Al final, nadie tiene nada de que estar celosa. Es fácil sentirse superiores a sus amigas cuando el único problema por el que compiten es quién tiene la mayor cantidad de dolores este mes.
Señoras mayores hablando de Hijos
“Gertrudis tiene la densidad ósea de una perra.”
Si bien mi argumento anecdótico acerca de por qué las mujeres no pueden llevarse bien es indudablemente cierto, es el momento de apoyar mi teoría con la investigación científica rigurosa. Sería bueno tener datos concretos para probar que casi todas las mujeres que se consideran amigas en el inicio de una experiencia de compañeras de habitación se considerarán enemigas tan sólo unos años más tarde. Las mujeres siempre trabajan para convertirse en adversarios, el proceso sólo necesita más tiempo si no viven juntas. Pero no todo es tan malo, mientras que las hembras adultas no son muy buenas para llevarse bien con las demás, para evitar esto, se hacen grandiosas en un montón de cosas para compensar esta falta entre sus colegas femeninas.

Les dejaré saber tan pronto como sepa que son esas otras cosas.