2013-11-29

Sophia y Fabian abrazados

Spoiler Navideño: El Niño Jesús es una Mentira


Hijo haciendo la carta a Santa Claus
Después de rigurosas pruebas científicas y consultas con media docena de psíquicos, he llegado a una conclusión indiscutible: No hay tal cosa como el Niño Jesús. Si usted es menor de ocho años, le arruiné la Navidad, aunque la probabilidad de que un niño lea este sitio Web es bastante pequeña. Los niños de esa edad tienen mejores cosas que hacer en Internet, como acumular enormes deudas en póquer en línea o comprar armas de mano en MercadoLibre. No hay límite de diversión cuando se tiene la pobre supervisión de un adulto y las tarjetas de crédito de los padres.
Santa Claus son los Papá
La única manera de que ponga otro nombre en los regalos de navidad es que compartamos la deuda

Algunas personas se enorgullecen cuando se trata de difundir la historia del Niño Jesús a sus hijos, pero mi esposa y yo no estamos entre ellos. Es sólo una de las muchas ventajas de ser unos desgraciados "bichos raros" con tus hijos. Si me gasto bastante dinero en un regalo a mis hijos, pero les hago saber que fue mi idea, que fui a comprarlo, y en algunos casos, a mí fue al que persiguieron fuera de la juguetería. A menos de que odien el regalo, en cuyo caso es mejor que sepan que esa fue regalo de su madre. No quiero que mis hijos dependan de un niño llamado Jesús para cumplir sus deseos materiales de forma arbitraria. Si quieren hacer sus sueños realidad, tienen que recurrir a la única persona con que pueden contar: con absolutamente nadie.

No me perdonaría que mis hijos no sepan la verdad sobre el Niño Jesús. Por el contrario, mentir a los niños es una de las grandes alegrías de mi vida. Mis hijos todavía piensan que voy montado en una cabra al trabajo. Pero hay algunas lecciones que vale la pena conocer desde el principio, y una de ellas es que el dinero SI importa. No hay ninguna entidad benévola por ahí para darle costosas e inusuales regalos, como una Barbie, una videoconsola o amor. Decirles a los niños que no hay Niño Jesús les ayuda a establecer un nivel realista de anticipación. Lo único que deben esperar en la mañana de Navidad es la decepción. Y mis hijos tendrán la suerte de conseguir mucho de eso de mí. Dejar que mi hija mayor viva aquí sin pagar alquiler, me parece bastante generosa de mi parte. No todos los niños de dos años pueden vivir así con sus padres.

Entiendo por qué la mayoría de los padres dicen a sus hijos que el niño Jesús es real. Como adultos, es bueno que nuestros hijos crean que hay al menos un extraño por ahí que no quiere secuestrarlos o molestarlos. Pero una mentira bien intencionada sigue siendo una mentira, y el mantenimiento que se necesita da mucho más trabajo que decir la verdad en primer lugar. Yo entiendo que podemos usar la deshonestidad para proteger a nuestros hijos sólo si se trata de una situación a corto plazo. Si les digo a mis hijos que el muerto en la cuneta es sólo un vagabundo durmiendo la siesta, yo no tengo que recordar y defender esa mentira en el futuro. Quizás, el vagabundo se irá en unos días, ya sea a través del trabajo de un empresario de pompas fúnebres por caridad o una manada hambrienta de perros callejeros. Decirle a mis hijos que el Niño Jesús es real, toma mucho esfuerzo mantener la historia. Tengo que explicarle como él, de forma muy desinteresada les da presentes como si fuera de la familia, y luego tengo que explicarle cómo ha llegado más allá de los vecinos furiosos que viven en nuestro edificio. También tengo que inventar una historia de cómo el Niño Jesús puede estar en todas las tiendas que visitamos e incluso me dio la potestad de administrar que regalos darles y que no.
Abuelo con el nieto
De vez en cuando se puede mentir para decir que Santa es el Abuelo.


No todos los padres propagan la creencia en el Niño Jesús por razones altruistas. Algunos utilizan la Navidad (y los regalos) como una especie de ayuda disciplinaria, pero ese enfoque es ineficaz. La idea de que el Niño Jesús ve todas las cosas malas que haces no es un elemento de disuasión para los niños. Los adultos creen lo mismo de Dios, pero eso no les impide comportarse mal. Los niños son muy parecidos a los perros. Si el castigo o la recompensa no son inmediatos, no se correlaciona la causa con el efecto. Su hijo conscientemente puede decidir ser bueno o malo con meses de antelación sólo para conseguir lo que él o ella quiere de ti la mañana del 25 de diciembre, su descendencia es un genio o un aspirante a asesino en serie. De cualquier manera, mintiéndole a ese chico para que se porte bien, no es probablemente una buena idea.

No importa cuánto usted apoya la farsa del Niño Jesús, con el tiempo que tiene que llegar a su fin. No creo que los niños se preocupen mucho de una manera u otra, siempre y cuando todavía consigan sus regalos. La mayor decepción que viene de descubrir que no hay Niño Jesús es el conocimiento de que el trabajo de tu padre afecta la calidad de los regalos que recibes.
Navidad de Papá e hijos
Los niños puede portarse mal todos los días "MENOS" la noche antes de navidad. Son unos genios.
Otra de las mentiras es la contraparte gringa del Niño Jesús, los únicos que realmente pierden cuando la verdad se descubre es la gente de la industria del entretenimiento. Hay exactamente seis billón de especiales de Navidad en la televisión, y cada uno de ellos implica a la contraparte gringa (Santa Claus) herido y otra persona debe entregar los regalos en su lugar. Por ahora, Santa debe ser un millonario para pagarles a sus trabajadores. Si estas películas tenían ni siquiera una pizca de realismo, Santa se quedaría en casa y enviaría los regalos a todos en el mundo por FEDEX. Según esa norma, realmente SI hay una Santa Claus o Niño Jesús, pero su nombre es Amazon.com.

Es importante sacar el máximo provecho de mentirles a sus hijos mientras son los suficientemente tontos como para creerte. Pero en la mayoría de las situaciones, perpetúa el mito del Niño Jesús son más los problemas que lo que vale mantener la mentira. Descubrir la verdad puede que no sea traumática para su hija, pero podría ser distinta para los otros niños. Pedir a un estudiante de primaria no difundir un secreto es como pedirle a una secretaria no abrir las piernas. En poco tiempo, su hija va a echar a perder la fiesta para todos los demás. Habrá un montón de llanto, y entonces usted será citado a una reunión con la directora por tercera vez este mes. Con esto en mente, cuando mis hijos obtengan sus regalos esta Navidad, van a acreditar estos regalos a mi esposa y a mí. De esa manera mis hijos sabrán exactamente a quién culpar por sus terribles juguetes.
Abuelo con hijos de sus hijos
No sabía que Santa Claus era de los Tiburones de La Guaira.