2014-01-14

Sophia y Fabian abrazados

El origen de los celos - @Mujeres_20

El debate sobre el origen de los celos parece no terminar.

Mientras la mayoría de los psicólogos sostiene que los celos son generados por aspectos culturales, otros científicos autodenominados evolucionistas, dicen que son más bien genéticos.
ADN y computadora
Los psicólogos evolucionistas mencionan que es probable que los celos se hayan originado en África hace millones de años.
Así como se mencionó en el artículo “Romper la dieta está en el ADN”, los hombres debían preservar su material genético cuidando que “sus hembras” no les fueran infieles con otros machos, evitando cederles el producto de su caza de alimentos y pertenencias a hijos de otros machos. Por otro lado las mujeres, tenían la preocupación que su hombre se fijara en otra mujer, dejándola desamparada, sin recursos, alimentos y pertenencias. Los celos en este sentido serían una respuesta evolucionada a las amenazas asociadas a la pérdida de exclusividad de la pareja reproductiva (Sheets, 2001).
Pareja molesta
Según los psicólogos, este comportamiento en ambos sexos fue “programando su cerebro” de determinada manera que ocasiona reacciones distintas ante el mismo evento de infidelidad; por eso es que a la mayoría de los hombres les molesta una infidelidad sexual y a las mujeres, una infidelidad emocional.
Mujer insegura
Esta suposición va en concordancia con lo que afirma David Buss, psicólogo evolucionista de la Universidad de Texas, “Los hombres y las mujeres son igualmente celosos, pero los acontecimientos de la vida cotidiana disparan sus celos de manera diferente”; sin embargo otros científicos sostienen que actitudes como la poligamia en los hombres y la monogamia en las mujeres, tiene influencia cultural.
En la revista científica Journal of Personality and Social Psychology, una investigación dirigida por David DeSteno asegura que la diferencia entre géneros es errónea al suponer que los celos son un mecanismo psicológico para fomentar la reproducción, y que más bien tiene funciones de protección de vínculos sociales en la especie. En el estudio también encontraron que muy al contrario de lo que se piensa, tanto a hombres como a mujeres les afecta una infidelidad sexual.
En cuanto a las consecuencias de sentir celos, la doctora Christine Harris de la Universidad de San Diego menciona que “Los hombres tienen más probabilidades de perpetrar crímenes violentos en todas sus formas” y no sólo debido a los celos, por lo que tanto mujeres como hombres tienen la misma probabilidad de matar por celos.
Pareja peleando
Lo cierto es que luego de tantos estudios e investigaciones, aún no se puede determinar si nuestros celos vienen arraigados en nuestro ADN como consecuencia de la modificación en la función cerebral, o por la repetición de comportamientos que fueron nutriendo lo que actualmente llamamos Cultura.
¿Tú, de dónde crees que vienen nuestros celos?

Información publicada en www.mujeres20.com
@Mujeres_20