2014-03-11

Sophia y Fabian abrazados

El Hombre Pavo. - @Mujeres_20

Existen hombres capaces de todo en el plano de lo material, económico y financiero, que aparentan ser muy seguros de sí mismos, con la convicción y certeza que todo lo pueden lograr en la vida.
Su elevada autoestima los hace alcanzar y cumplir metas increíbles y sorprendentes, pero alguna vez te has preguntado ¿si se cumple el mismo patrón en el aspecto de las relaciones sentimentales?
Hombre con lentes
Imaginemos a un hombre paseando en su auto o moto último modelo por una avenida. Sonriente, lentes oscuros, cabello engominado o al natural, tirando su mirada a los lados para asegurarse que está siendo admirado; como buen observador él también se fijará si alguna fémina queda impactada ante su desfile. Al llegar al sitio de interés, estacionará preferiblemente en plena calle donde pueda ser visto y bajará de su auto como todo un galán, presumiendo de su aspecto y sus pertenencias.
Hombre en Jeep


He allí el sentido de este escrito, entender este fenómeno masculino que pareciera tratarse del fragmento de una novela en su primer capítulo: “El Hombre Pavo", quien expone con orgullo y seguridad su imagen, apariencia, pertenencias, asumiendo que su personalidad es la correcta para "atrapar" a todas aquellas deseosas del "placer".

Ciertos elementos le darán al "Hombre Pavo" la capacidad para cumplir semejante rol y lograr conquistar su principal objetivo: impresionar, asombrar, deslumbrar y asumir que de 5 mujeres, de forma segura tendrá sexo con 3 y que con las otras 2, simplemente le tomará más tiempo.

Esos elementos que lo caracterizan son unos encantadores dientes blancos, un corte de cabello que le convenga, ropa de estilo y un buen perfume que endulce el olfato de sus “víctimas”. Quizás muchos podrían caer en la metrosexualidad, egocentrismo y hasta narcisismo, pero también dependerá de sus bienes materiales, su conocimiento, amistades presuntuosas, carnet de los exclusivos clubes de la ciudad y dedicación a la vida social.

La dedicación laboral de éstos es engrandecida por su “únicas y maravillosas habilidades” mentales y físicas; su pensamiento es algo como “gracias a mi, la empresa crece” y dan a entender que son los únicos en el planeta destinados y con la capacidad suficiente para tal fin, ¡nadie más podría hacerlo mejor!.

A nivel sexual, se dan a conocer como grandes amantes que con tan sólo besar, te llenan de placer y ¡ni se diga si también usaran sus manos! Su narcisismo podría evidenciarse en frases como “con solo verme tendrás grandes satisfacciones, logros, poder y deseos alcanzados” y “soy tu antídoto”.

Puede que sean grandes incitadores de la infidelidad, ya que suelen estar casados con alguna inocente que se deja llevar por tan exóticas palabras o excusas. Cualquiera podría creer que tiene una doble vida de acción y suspenso, que es un espía, agente secreto, detective, viajero, aventurero, excéntrico coleccionista o cazador de animales en extinción.

El hecho es que nadie sabe dónde se mete cuando se desaparece, pero hará creer con su pícara sonrisa que “estaba en una de las mías”, envolviendo y persuadiendo para no revelar lo que de seguro es una triste realidad en su vida: dedicarse al 100% para impresionar a los demás; llamar la atención y decir “lo siento, pero soy demasiado hasta para mí”, allí es cuando comienza la metamorfosis.

Como buen Hombre Pavo va exponiendo su lado animal, sus plumajes y los cambios de coloración en su típica gran “papada” y “moco” –lo que le guinda del pico. Al ver alguna posible elegida por él, engrosará su cuerpo emplumado, inflándolo con aire para verse más grueso y grande, su “moco” cambiará de color para causar más asombro y su “papada” también cambiará como signo de “mira todo lo que puedo hacer” y allí cantará su flamante “gorgoteo”. Todo este espectáculo de esfuerzo físico y mental lo hace tan sólo para aparearse con sus elegidas.
Un pavo
Añadir leyenda


La vida de un Hombre Pavo no se diferencia mucho a la del gracioso animal del que hago referencia, poseen el mismo fin: impresionar + asombrar = sexo seguro. Esta es la fórmula más básica de su comportamiento.

Existen diversos tipos:

Hombre Pavo Sabiondo: aquel que sabe tanto –o cree saber que sabe- que no parará de hablar. Aburre tanto al principio, que a su “víctima” lo único que le queda es desear que llegue pronto el momento del sexo para que se calle –cabe destacar que ese es el móvil y fin último del sabiondo. Se viste sencillo y es un poco descuidado en su imagen, pero sabe que tiene ese sex-appeal que causa interés.

Hombre Pavo Erótico: aquel que habla sobre sus anteriores conquistas, presume de sus aventuras sexuales y te hace saber parte de su experiencia sexual. Le gusta tocar o masajear antes de cualquier experiencia íntima con él. Se cree el gurú del sexo, sonríe maliciosamente con el fin de crear en la victima inquietud y curiosidad de lo que tanto habla. Viste de manera relajada, holgada, deja ver su pecho y en la mayoría de los casos, es exhibicionista.

Hombre Pavo Corporativo: aquel que nunca sale de la oficina y se hace desear. Callado, serio, se viste de etiqueta y no sonríe frecuentemente. Es alguien que demuestra ser el más seguro de sí mismo pero el menos presumido. Conquista dirigiendo y gerenciando. Llama la atención por su rigidez verbal, por ser de pocas palabras y tener mirada penetrante. Le gusta ejercitarse, es más de acción que de propuestas. Habla con la mirada, dejando ver sus más íntimos deseos, sus “víctimas” lo entienden y captan rápidamente a la perfección.

Hombre Pavo Tecnológico: aquel que basa su existencia en hablar, comprar y vender todo tipo de aparatos tecnológicos para poder presumir de todo ello. Suele ser el técnico de la cuadra, el dueño de la tienda de celulares, el que sabe cómo reparar o dónde venden lo que se necesita. Aborda a sus “víctimas” con sus nuevas adquisiciones, las invita a su casa y allí les muestra todo el repertorio. Suele tener el mismo efecto que el Hombre Pavo Sabiondo.

Hombre Pavo Místico: aquel que da a entender que sabe escuchar, observar y complacer a toda aquella que se le acerque. Es alguien que probablemente sabe de astrología, habla sobre compatibilidades y hasta hace creer que anda en busca de su complemento espiritual. Le da un toque astral y religioso a su conducta de conquista, haciendo creer que fue un reencuentro de otras vidas. Sabe seducir con el tacto, con la mirada, envuelve, persuade, manipula y domina a sus “víctimas”. Generalmente son delgados, misteriosos y no creen en largos compromisos.

El recurso más usado por el Hombre Pavo es el “mentir y alardear”, no sólo para conquistar mujeres y tener sexo con su “victimas”, sino también para presumir de todo aquello que quieren hacer creer que tienen, están a punto de lograr, tuvieron y perdieron -pero no lo aceptan- entre toda la comunidad de Hombres Pavo.

Desde el punto de vista emocional, debemos comprender que son personas que generalmente están carentes de afecto y buscan en el exterior el amor y cariño que quizás no consiguieron con su propia madre. La sensación de seguridad y certeza en su conducta, les nace desde el vínculo con la “sobrevivencia” y de sentir muy en el fondo soledad –entendiéndolo como un instinto inconsciente. Muy pocos Hombres Pavos descubrirán este aspecto inconsciente y al menos alguno lo aceptará.

Será el transcurrir de los años y la vejez, lo que les muestre -de forma más dura- que el brillo de sus plumas no resplandecerá igual que en la juventud, conllevando a una verdadera etapa de aceptación en estos seres carentes de amor y llenos de desapegos.

Información publicada en www.mujeres20.com
@Mujeres_20