2014-06-12

Sophia y Fabian abrazados

Hijos y Religión. ¿Crimen y Castigo?

Ya muchos saben que pienso sobre la religión. Y no es solo con la católica, es sobre todas las religiones y cultos. Bueno, podemos sacar el fútbol de aquí, pero ese no es el detalle.
Hija rezando

Me encantan los cultos.

Permítanme aclarar antes de que todo el mundo empiece a gritar: ¡Me encantan los cultos en la teoría! No en la práctica. Bueno, me encanta la Cienciología en la práctica. Esa basura es tremendamente hilarante.

Pero como católico que soy, creo que el término como tal, simplemente caducó, o sea, que estoy un poco confundido. Definitivamente en lo que sí creo es algunos de los valores universales que el cristianismo enseña (bondad, disciplina, humildad) para hacer un niño bueno. Tomando en cuenta que deben tener una parafernalia de un sistema de enseñanza decente para ellos. Y, sin embargo, ellos nunca habían estado en la iglesia. Hasta la semana pasada.
Hijos e hijas en iglesia

Desde mis comienzos en la escuela, siempre asistí a un colegio católico. Y desde que tengo uso de razón, o sea 5 años, siempre la religión era la base y pilar fundamental de todo. Pero no se engañen, los primero disidentes de la religión católica son los que como yo, vimos religión como materia, aprendimos los rituales, e inclusive aprendimos a decir ciertas cosas en latín sobre la misa. Aunque lo usemos para asustar e insultar a los ignorantes.

Me parece que el concepto de "cultos" es fascinante. Un montón de gente esclavo de una idea, siguiendo ciegamente a un líder que está generalmente buscando sexo o dinero o el dominio del mundo (o los tres), y que a menudo tiene un complejo de dios es muy entretenido y/o increíblemente peligroso. No es que hay muchos tipos que se benefician con el complejo de creerse Dios.

Yo casi me uniría a un culto si tuviera algo de acción. Entretenimiento sin parar, al menos hasta que venga alguien de "La Fuerza del Orden". Pero por desgracia, debo trabajar y no tengo las agallas para ir a una película de la Cienciología por temor a tener un lavado el cerebro.

Me crié católico. Como todo el mundo que fue criado como católico, soy lo que se podría llamarse un "caducado". (En realidad yo no lo soy, en realidad sólo "no soy un católico más", pero mis padres podrían leer esto, así que vamos a decir que soy un "caducado.") Yo no veo que existan muchos religiosos en estos días; que tiene un buen propósito hacia algunas personas, y yo no les critico sus creencias, excepto, cuando utilizan esas creencias como justificación para la violencia, la intolerancia, el odio, la guerra, etc., Y que son un montón de gente, pero sin duda no es la mayoría. Así que adelante y rece si le gusta; Yo no me uniría a ti. Pero mis hijos quizás.
Padre e hijo paseando por la iglesia

Llevar a un niño a la iglesia no es una experiencia divertida (tampoco es divertido llevarlo a ningún evento serio... sólo tienes que buscar mis antiguos post, cubro la mayoría de los escenarios.) En primer lugar, es la iglesia. En segundo lugar, ella es una niña pequeña. Ninguna de esas cosas son un "batido" de diversión por su cuenta, pero si los pones juntos, es... una receta para el desastre.

A los tres años de edad no entienden la necesidad de estar en silencio - por no hablar de pie y sentado y de rodillas y de pie - y tratando de explicarles que tienen que dejar de hablar, que por lo general resulta que ellos se ponen a hablar más fuerte. Afortunadamente, la misa está lleno de niños pequeños (¿realmente digo "afortunadamente"?), Así es como un montón de gente que nunca va a la iglesia se reúnen. Es como el Fórmula 1. Es aburrido, pero la gente la ve solo para ver los aparatosos choques y espera que haya un poco de caos. Lo mismo aplica a la misa con niños.

Para ser totalmente honesto, yo estaba esperando que mi hija hiciera un berrinche para que yo pudiera lamentar la decisión de llevar a toda la familia a la iglesia y podría irme a sentarme al carro escuchando algo de Techo solo para ver si me animaba. Pero no. Se portó de maravilla.
Mamá'e hija vestida de diablita


Pero tampoco es una maravilla-maravilla, al 100%. Mi hija no era exactamente un ángel en el banco, pero su comportamiento fue muy lejos de ser diabólica. Ella se comportó bastante bien, y cuando tuvo un arrebato, fue bastante suave, y hacerla reír fue bastante fácil.

Aquí están algunas de las cosas que dijo un poco fuerte durante la misa:
  • Huele a cotufa. ¿Tienen cotufas?
  • ¿Tienes algo para comer?
  • Vamos a salir de aquí.
  • CANTA! PAPÁ CANTA! CANTA!
  • Aquí viene el hombre del dinero!
  • ¿Ya se acabó?
  • Voy a ir a casa y jugar con las princesas, y mis carros, y Fabianator ...
  • Tengo que salir de aquí!
  • A Fabian no le gusta esto.
  • ¿Podemos salir de aquí ahora? 
A pesar de mis protestas ocasionales, amo a mi hija, y sus reacciones a su primera experiencia en la iglesia real sólo sirvió para reforzar mi adoración. Nada me hace reír como un poco de irreverencia. Mi parte favorita fue probablemente cuando vio el acomodador viniendo para hacer otra recolección y gritó: "Aquí viene el hombre de dinero!".
Hijo dando limosna
O la de "A Fabián no le gusta esto", para no decir que a ella es a quien no le gustaba. Ingeniosa la niña.

Tres años y ya sabe que es una ceremonia para dar un poco dinero en efectivo es divertido.
Limosna en iglesia

Conclusión, sobrevivimos a la masa, y, gracias a un comportamiento inesperado decente de mi hija, así que pasamos esa hora como otros feligreses más. Me solidaricé y evité mi aversión a la atmósfera de Cultos, no le lavaron el cerebro a mi hija, le enseñé que Dios es tolerante (A MENOS DE QUE USTED SEA GAY!), pero que en otros rasgos es un "Mago benevolente" que vive en el cielo.
Ok, sé que debo explicarle mejor lo de Dios, pero poco a poco.

Ya cumplí con mi cuota de la Religión, ahora puedo pecar y equilibrar el mundo.
Hijo disfrazado de DIablito