2014-11-12

Sophia y Fabian abrazados

A veces tengo un cachorro.

Hace años, cuando me encontraba en mi cínica etapa previa a la paternidad, comparé a los bebés con los animales domésticos. Realmente no recuerdo si me fue bien o mal. Y ahorita que lo pienso, si no me acuerdo es todo un "Win-Win".
Bebe cargando tiernamente un cachorro
Pero lo que si mantengo es mi ideal inicial, y a pesar de que adoro a mis 2 hijos, no puedo negar que. en muchos sentidos, las mascotas son más gratificante que los bebés. Obviamente, los bebés evolucionan, y, finalmente, tener un hijo tiene ventajas sobre ser dueño de un perro o un gato (ni siquiera hablo acerca de las aves y los peces, o un cocodrilo). Eventualmente.
Niño tomando una foto con camara a la boca de un caiman

En este momento, tengo un niño pequeño. Y a veces yo podría decir que tengo más bien un cachorro.

Esto va a hacer que alguien se sienta indignada y me grite "CÓMO TE ATREVES A COMPARAR TENER UNA MASCOTA A CRIAR UN SER HUMANO!?", Por un lado no quiero "indignar" a nadie y por otro lado, es una cosa tonta como para molestarse.

Estamos claro que tales comparaciones son ridículas, pero debido a la experiencia de haber sido dueño de un perro y actualmente, dueño de un niño me he dado cuenta de que, en realidad son exactamente lo mismo. (Otra vez van a gritar que "Como es posible que digas que eres dueño de un niño).

¿No me creen? Sigan leyendo.

Comunicación: 
Tanto los perros y los niños pequeños hacen, ruidos guturales infrahumanos para indicar desagrado. Tanto los perros y los niños pequeños tienen una tendencia a utilizar la boca para molestar e irritar a los propietarios y espectadores por igual con un ruido característico y repetitivo, de forma constante. Tanto los perros y los niños pequeños tienen sus propio lenguaje que, a pesar de la capacidad de los propietarios para descifrarlos, dejan prácticamente afuera a cualquier persona que no pertenezca al seno familiar. Claro, los niños pequeños pueden llegar a hablar con oraciones completas y mantener conversaciones, pero, al igual que los perros, en algún  momento que no logres entenderlos, van a arremeter con sus dientes y garras.
Bebe recostado de un vidrio tocando un tigre.
Comida: 
La principal diferencia entre la alimentación de un perro y la alimentación de un niño es que un perro quiere comer toda su comida y toda TU comida, mientras que un niño sólo quiere comer de TU comida, incluso si es la misma comida que está en SU plato.
Niño tomando agua del tobo de un perro
Obediencia:
Aquí tenemos un problema. Los perros pueden ser fácilmente engañados. Premie a un perro lo suficiente y, finalmente, va a hacer lo que quieras. Los niños pequeños pueden ser engañados también ... pero SOLO por un rato. Hasta que se den cuenta de que has estado jugando con ellos y buscarán venganza. Por supuesto, hay una buena posibilidad de que no se den cuenta y sólo estarán jugando sin ninguna razón. Si un perro tiene problemas de conducta, probablemente fue a causa de un abuso en casa. Si un perro se porta mal y rompe algo o muerde a alguien, por lo general es un accidente o el resultado de una provocación legítima. Cuando un niño rompe algo, o si un niño tiene problemas de comportamiento, hay una probabilidad de 50/50 que se encuentre en una casa perfectamente amorosa, pero por mera curiosidad, quiere ver cual son las consecuencias. ¿No es eso terrible? Su hijo está actuando como un psicópata. solo porque quiere ver qué va a pasar. Algunas personas (léase: niños) sólo quieren ver el mundo arder.
Perro bajandole el short a un niño

Paseos:
Muy bien, no tengo que caminar por el barrio y recoger los desechos de mis hijos con una bolsa. A menos que, mientras estamos caminando por el barrio, se haga en sus pantalones. Entonces tengo que recoger esos pantalones en una bolsa. Además, cuando está en casa, tengo que recoger su desechos y echarlos a un bote de basura. Incluso ahora que la niña comenzó a usar el inodoro, tengo que revisarlo (?). Y ambos ocasionalmente orina en el suelo.
Niño y perro corriendo por la padrera

Dormir:
Si alguna vez has tenido un perro, o un niño pequeño, ¿sabes lo reconfortante y sin embargo, a veces exasperante que puede ser cuando se suben en tu cama en medio de la noche?, por lo que es imposible moverse, y donde te patean, y hacen que te despiertes mucho antes del amanecer, y que parecen ser incansables si no le prestas atención a sus ruegos por un insignificante... fantasma que aparece en su cuarto.
Niño durmiendo encima de un perro
Obviamente, hay muchas más similitudes. Pero creo que este desglose científico que me ha entregado Wikipedia es más que suficiente, y como siempre digo, mi falta de conocimiento no va a ser una piedra de tranca para dar a conocer mis descubrimientos.

Pero eso no cambia el hecho de que no importa lo mucho que amo a mi hijo y le encantaría tener un perro, no es adecuado para los seres humanos ser comparados con los animales. Esa es una de las (muchas) razones de como este chico se metió en problemas. Sí, lo sé, los niños pueden ser un tanto estresante y difícil y divertidos y gratificantes, pero hablar de su hijo como si fuera una mascota es tremendamente desconcertante, y hablar de su mascota como si fuera su hijo es DE LOCOS.

Hacer una comparación entre los niños y las mascota es comprensible -Me encantan algunos animales domésticos como si fueran familia- pero eso no significa que usted debe tratarlos como familia.

Me están asustando.
Bebé mordiendole la pata a un perro