2014-11-06

Sophia y Fabian abrazados

La vida es bella... sobre todo con ellos.

Poster de la pelicula LA VIDA ES BELLA
Sé que tengo mi blog bastante abandonado, pero la razón es que desde hace como 15 días he estado sin vehículo y un "hombre si carro es un ser incompleto".

Es broma, pero lo que si no es broma es que andar sin carro me hizo que bajara mis horas de trabajos a 6 y de la cual me tomaba 30 o 45 minutos para desayunar y almorzar. Realmente mucho trabajo en poco tiempo. Y no, a mis hijos no los descuidé, fue al blog. Ok, es como otro hijo, pero YA DEJE DE BUSCARLE LAS 5 PATAS AL GATO!.

Lo que les iba a decir es que LA VIDA ES BELLA!
Realmente tener niños es toda una bendición. Recuerdo que cada vez que me angustio porque no me alcanza la plata o porque hay algo que no puedo modificar, me pregunto "Mis hijos están sanos?" y como mi respuesta es siempre SIentonces automáticamente respondo: "Entonces todo lo demás puede esperar"Y me ha funcionado, y es que muchas cosas (para no decir todas), no dependen de nosotros directamente, pero si hay algo seguro, todo regresa a su orden natural.

Algunas cosas que he aprendido de mis hijos desde que andaba sin carro:

-Viajar en autobús es rápido y divertido si solo te quedas jugando con tus niños.
- Siempre es gracioso adivinar los colores del próximo autobús.
- El autobús puedes recuperar el sueño si te quedas dormido por lapsos de 5 minutos.
- Cuando llega el vagón del Metro, siempre podrás gritar "LLEGO!".
- Las personas siempre te darán el puesto a pesar de que seas un hombre, alto, fuerte y atlético. (Mis más sincero agradecimiento a todos esos grandes ciudadanos).
- Muchas personas te ayudarán a cargar los bolsos y te dirán chiste al verte cargar a tus hijos y sus bolsos.

Y debo reconocer que hubo noche en las que no dormí de la preocupación de pensar que mis hijos iban a pasarla "negras" al viajar en taxi, autobús, Metro y caminar para ir al colegio, para luego hacer lo mismo de regreso a casa. Inclusive, hubo momentos en las que lloré a escondidas al pensar que mi hija sufría toda esta angustia de levantarse a las 3am, lavarse, salir con frío a las 4:30 am para tomar un taxi, luego un autobús, luego el Metro, luego otro autobús, para luego caminar unos 20 minutos y por fin llegar a su colegio.

Pero saben qué?

Soy un completo idiota.

Mi hija no sufría, sino lo disfrutaba. Uno como adulto olvida lo bello de la vida mientras que tus hijos solo ven la parte bonita. Mi hija no se preocupaba por tomar tantos medios de transporte pocos lujosos o el esfuerzo que tenía que hacer. Ellos solo veían que era divertido compartir con la gente, ver rostros distintos, ver gente graciosa, disfrutar el paisaje, sentir el viento, el sol, la lluvia. En fin, mientras uno como adulto ve gente de la cual desconfiar, de enfermedades que te puede dar al tocar a cierta gente, de las enfermedades de estar bajo el sol inclemente, sudando, luego con lluvia y los niños solo ven, maneras nuevas de divertirse.

Y el hecho es que mi hija disfrutó tanto de andar "a pie", que van 2 días seguidos que me dice "Papá, autobús. Carro no.". Refiriéndose a que ella desea volver a hacer su viaje en autobús, quiere volver a reírse en la parada con la gente, a escuchar los graciosos ruidos del autobús, ver a la gente que le hace reír, etc. Y como no es inteligente, esta mañana me volvió a decir "Papá en autobús, en carro no. Y Papá hacia abajo, hacia arriba no." Ya que sabe que el carro lo guardo arriba en el estacionamiento y hacia abajo queda la parada.

Siempre se dice que debemos aprender de los niños, pero no es hasta que entendemos la visión del niño que no sabemos de lo que nos estamos perdiendo, el lado bonito de la vida.

Dios bendiga a los niños, La vida es bella... sobre todo con ellos.