2015-01-27

Un bebé muy educado.

Retomando un viejo post sobre Cortesia pocofrecuentel
Me dí cuenta que llevo de 2-2.

¿Sabes lo que me gusta del bebé?

Bueno, sí,
Que tiene un fabuloso y precioso cabello rubio, de grueso pelo que, si no se controla, se parecerá a una presentadora de televisión de los 70´s, pero aparte de eso.

Él dice: "Gracias".

Esto puede no parecer una gran cosa, pero teniendo en cuenta que mi otra hija mayor (de 3 años) muestran gran gratitud por mí "blando" estómago y esperando con ansias que yo estornude para decirme "Salud" o espera golpearme para poder decirme "Perdón", yo diría que tengo una tasa de éxito del cien por ciento. Es decir: La boté de Home Run. Y con las bases llenas. En el 9no Innings. En la Serie Final de la Serie Mundial.

¿Donde está mis regalos?

Pero volviendo al tema,
No es que no he estado haciendo mi "condenado trabajo" para enseñarle los modales a mis niños, es que ellos simplemente, y cuando les dió la gana, casi al mismo tiempo, empezaron a usar palabras como "condenado" y una variedad de otros improperios, y no saben cuanto recé para verlos crecer, verlos pagar sus impuestos, y no ir a la cárcel.

Pero quitando su condenado lenguaje. Ellos son muy educados, son unos bebés extremadamente educados. ¿Qué me impulsa a pensar que mi esposa y yo no nos hemos vuelto necesariamente los mejores padres? Pues porque los niños que tenemos lo han hecho por voluntad propia, y ha sido tal el trabajo que hasta nuestros hijos se han ofrecido para estacionar mi coche en doble fila (o paralelo) cuando yo no pueda. Lindos, no?

Sin embargo, existe algo muy extraño en mis 2 hijos. y es que hay una posibilidad de que ellos se saltaran una generación. Y es extraño que sean muy elegantes para la familia que se gastan, esa es una de las razones por la que tuve que sentarme con mi bebé y tener una conversación seria:

"Veo que estás comiendo mis papas de McDonald's con un tenedor."

"Gachas."

"De nada. Ahora bien, ¿dónde está saliendo esa necesidad de ser tan educado? Usted insiste en usar utensilios, cuando, claramente, el resto de los mortales aquí optan por usar sus manos para ganarse el sustento."

"Jugo."

"Aquí tienes."

"Gachas."

"De nada. Teniendo en cuenta el hecho de que a tu hermana y a tí los he traído ayer y hoy a McDonald's y aún insiste en comerte las papas con tenedor, para quede registrado, podemos decir que quizás no los he traído demasiadas veces?".

"Gachas."

"Por favor, sin presiones. Todavía estoy tratando de acostumbrarme a tu educado trato."

"Gachas."

"Sólo te gusta decir eso, ¿no?"

"Gachas."

Fue un contundente trabajo, el periodismo de investigación que acabo de hacer me dice que esto puede ser sólo una etapa, pero, en el caso de que esto se le pegue por el resto de su vida, por favor asegúrese de enviarme El Premio a la Crianza. Sí ya sé, he dicho que no lo merezco, pero es que nuestra casa tiene una chimenea, y es posible que no tengamos algo para poner allí porque quizás entre los niños y yo pudimos, quizás haber roto unos floreros por haber estado jugando a la pelota dentro de la casa.

Gachas.

2015-01-22

Introducción a la Crianza Extrema

Ser padres es una ronda de carrusel que no se detiene, de comparación, culpa y juicio.
Nos sentimos culpables cuando metemos la pata. Juzgamos a otros padres cuando meten la pata. Nos comparamos (interminablemente) con esos mismos padres que sin darnos cuenta están experimentando exactamente las mismas pruebas y tribulaciones, montando la misma montaña rusa, en la que ya estábamos.

Somos nosotros contra el mundo, contra los "No-padres" y otros padres e incluso nuestros cónyuges, eliminando la curva y clasificación de todos en una escala de cero o 100, utilizando un lenguaje extremo con normas poco realistas. Al hacerlo, nos aislamos el uno del otro.
Es hora de que empecemos a utilizar nuestras amplias suposiciones y generalizaciones salvajes para ser inclusivo en vez de exclusivo. Denme una oportunidad.

Nadie sabe lo que están haciendo. (Por lo menos, todos los padres.)
Todo el mundo está adivinando. Todo el mundo necesita consejo. Todo el mundo odia los consejos que reciben. Todo el mundo se pregunta cómo todo el mundo lo maneja. Todo el mundo maneja. Todo el mundo se pregunta cómo van a sobrevivir. Todo el mundo sobrevive. Todo el mundo busca el método mágico. Todo el mundo espera que se vuelva más fácil. Todo el mundo se da cuenta que ni la magia ni lo fácil existe. Todos somos como Soldados en la crianza de hijos.

Nadie es perfecto. (Por lo menos, todos los padres.)
Todo el mundo está haciendo su mejor esfuerzo. Todo el mundo se está tomando un día a la vez. Todo el mundo tiene momentos buenos y momentos malos. Todo el mundo necesita una mano de vez en cuando. Todo el mundo necesita un hombro para llorar. Todo el mundo necesita un trago de vez en cuando.

Nadie sabe los problemas que he visto. (Excepto, los otros padres.)
Todos tenemos problemas similares. Todos tenemos diferentes retos. Todos odiamos ser juzgados. Todos nosotros no podemos dejar de juzgar de vez en cuando. Todos sabemos que nos gustaría manejarlo mejor. Todos fallamos. A todos nos prometen hacerlo mejor la próxima vez. Todos tenemos éxito. Todos hacemos todo, por un tiempo. Todos nos desgastado, de nuevo. Todos necesitamos un descanso. No todos los conseguimos.

Todo el mundo comete errores. (Especialmente los padres).
Todos hacemos cosas que lamentamos. Todos tenemos puntos de indecisión. Todos queremos patear a nuestros hijos a través de la sala de vez en cuando. Todos nos sentimos culpables por querer patear a nuestros hijos a través de la sala. Todos nos preguntamos qué estamos haciendo mal. Todos tenemos un millón de ideas. Todos nos preguntamos qué estamos haciendo bien. Todos no tenemos ni idea de lo que hacemos. A todos nos estropean las ideas. Todos tenemos suerte.

Soy un padre mejor que tú. (Hoy).
Mi hija no lanzó una rabieta hoy. Mi hijo se comió toda su cena. Mi hija me dijo que me amaba. Mi hijo realmente ordena sus juguetes. Mi hijo fue a la cama sin luchar. Mis hijos son perfectos.

Usted es un padre mejor que yo. (Mañana).
Mi hija está haciendo una escena en mi trabajo. Mi hijo tiró su comida en el suelo. Mi hija golpeó a tu hijo en el preescolar. Mi hijo le dijo a tu hijo que no quería ser más su amigo. Mi hija no va a dejar de gritar. Mi hijo es el diablo.

Todos somos simplemente padres. (Siempre).
Todo el mundo es un experto y nadie sabe nada. Nadie tiene las respuestas y todo el mundo se lo imagina. Todo el mundo se confunde a veces. Nadie sale ileso. Excepto, tal vez, nuestros hijos.

Porque detrás de toda la agonía y la auto-recriminación y las conjeturas y las diferentes técnicas de crianza extrema que están de moda y que se persiguen en nuestros intentos de ser los mejores padres del mundo , y tras el fracaso en llegar a una meta imaginaria tan absurda como esa, nadie nos puede decir que no estamos tratando. Y los niños saben que los amamos. Y eso es a menudo (no siempre, pero a menudo) es suficientemente. Así que date un descanso.

Estamos todos juntos en esto de la crianza de hijos. (Hasta cumplir los 18 años)

2015-01-15

Sophia y Fabián -Gangnam Style

2015-01-09

Enseñanza en Casa: La manera incorrecta de educar.

Lo peor que puede hacer para con tus hijos es pasar tiempo con ellos.
"Tiempo con los niños¡?"
Es por eso que es una tragedia cuando los padres toman la educación en sus propias manos. Cada año, el homeschooling (Educación en casa) arruina más vidas que la drogadicción y el bullying combinado. Este hecho científico puede ser verificado mediante un sencillo experimento: Tome gemelos idénticos. Eduque a uno en casa, y dele tácticas de estafador al otro. A continuación, compruebe que chico tiene más amigos antes del fin de año. Los niños que son enseñados por sus padres y no por maestros nunca salen bien. Si los educaron en casa, es a lo que me refiero. A pesar de lo que tus padres te dijeron que eres la excepción, esa regla te afectará a ti también. Los estereotipos existen porque siempre son ciertos. Incluso si los niños educados en el hogar logran seguir el ritmo de sus compañeros de la manera académicamente hablando, carecerán de las habilidades sociales para tener éxito en el mundo real. Si usted piensa que la educación en casa es una buena idea, usted es la última persona que debería tener permitido pasar tiempo con un niño.
Algunos niños de Escuela en casa aprenden a leer muy por encima de su nivel de grado. Otros tratan de comer un lápiz.
Muchos padres enseñan en casa para proteger a sus hijos. El mundo es un lugar peligroso. La epidemia de obesidad continúa extendiéndose y Apple todavía no lanzará una batería fácilmente reemplazable para el iPhone. Pero la sociedad y todos sus peligros estarán esperándote cuando salgas, no importa cuánto tiempo toma a tus hijos dejar el nido. Esos problemas por arte de magia no desaparecen cuando usted sale de secundaria. Tal vez sea una compañera de trabajo ruda que reemplaza sus tampones con detonadores. Tal vez sea un vecino anciano que alberga fiestas raves a las 3 am. De cualquier manera, los enfrentamientos con gente desagradable son parte de la vida. Sus hijos van a tener que lidiar con ellos finalmente, por lo que bien podría aprender a hacerlo ahora. Como dice el viejo refrán, si amas algo, déjalo libre -a menos que ese algo sea una serpiente. En ese caso, es posible que algunas conversaciones sean incómodas cuando se rumore que hay serpientes pitones en el vecindario que se están comiendo a los niños de tus vecinos.
La sociedad y todos sus peligros estarán esperándote cuando salgas
Mientras que algunos padres usan el "homeschool" para proteger a sus hijos, otros lo hacen porque las escuelas parroquiales no son lo suficientemente religiosas. Si las monjas y sus creencias son secular para su visión del mundo, es posible que esa no sea el mejor candidato para dar una educación equilibrada su hijo. Padres que educan en casa abrazan una fe que de alguna manera creen que es lo suficientemente fuerte como para hacerse cargo de todos los aspectos de la vida de sus hijos, pero no se dan cuenta de que son suficientemente frágil para desmoronarse en el primer encuentro con una sociedad laica. Incluso si usted realmente es de esos religiosos, sus hijos necesitan practicar para interactuar en un mundo que no lo es. Si mantiene a su joven encerrado en casa, van a ser casi tan devoto como la gente sin empleo. Para los confinados por elección, las únicas opciones de carrera real son maestros de escuela en casa y operador de línea de sexo por teléfono, pero Jesús frunce el ceño sobre ambas carreras. Además, usted no tiene que educar en casa para transmitir su mensaje. Hay un montón de tiempo en el día para empujar sus creencias religiosas extremas en sus hijos después de llegar a casa de la escuela pública. Como miembro de una religión que bautiza a los niños, yo apoyo totalmente adoctrinar a la fuerza a niños. La única excepción es si usted cree en el creacionismo, en cuyo caso se le debería permitir difundir sus creencias sólo si usted está de acuerdo en esterilizarse primero.
Académicamente, los niños educados en casa a veces salen adelante. Pero ser brillante no le ayuda mucho si cada vez que hacen contacto visual con otro ser humano caen en silencios incómodos que hacen que otros se pregunten si usted es un asesino en serie o simplemente un retardado. Hay sólo unos pocos campos en los que usted no tiene que ser bueno con la gente, y la mayoría, implican computadoras. Pero si usted es un padre que es demasiado cobarde del mundo para que su descendencia vaya a la escuela, no creo que le vas a dar a sus hijos el acceso sin supervisión a Internet. Es difícil aprender a programar con C++ mediante la lectura de la Biblia. Niños educados en el hogar también pierden la lección más importante de la escuela pública: cómo sentarse en un lugar que no quieres durante ocho horas al día. Que es una habilidad que acompañará a todo niño a cualquier trabajo de oficina en América. Un divertido y atractivo entorno de educación en casa hace que los estudiantes necesiten ser entretenido perpetuamente. El trabajo es rara vez agradable o interesante. Por eso es que alguien tiene que pagar para hacerlo. El sistema de educación moderna es básicamente un simulador de empleo que te enseña cómo odiar todos los días de tu vida. Niños educados en el hogar serán sorprendidos por esta realidad, mientras que los niños de las escuelas públicas ya tienen una amplia experiencia en el soñar despierto sobre la jubilación anticipada, seguido de una muerte rápida.
Yo podría trabajar como un Funcionario del Gobierno.
Si tiene que enseñar a tus hijos en tu lugar de residencia, al menos omite el nombramiento de "Educación en casa". Usted no está engañando a nadie cuando dices que tu hijo se graduó primero en su clase de la Academia González, sobre todo si el apellido de su hijo es también González y su madre aparece como la Directora. Es una distracción inútil, pero entiendo por qué los padres intentan engañarlos. Decir que su hijo se graduó en la mesa del comedor no suena muy impresionante en aplicaciones de la universidad. Los consejeros de admisión saben que las probabilidades de que un estudiante educado en casa vuelva a la normalidad son casi tan probable como ganar la lotería mientras estás huyendo del país.

No todos los niños educados en el hogar son socialmente inadaptados, pero la gran mayoría sí. Si usted desea enseñar a sus propios hijos sin destruir su personalidad, lo que tienes que hacer es un gran esfuerzo para asegurar que sus hijos tienen suficiente contacto objetable con otras personas para convertirse en seres humanos funcionales. Eso es un montón de trabajo. Amo a mis hijos, pero yo no quiero gastar tanto tiempo con ellos. Sería aún peor para mis hijos de lo que sería para mí. Si yo fuera la única influencia en sus vidas, sus únicos intereses sería el apocalipsis zombie y emborracharse en los juegos de fútbol. Afortunadamente, tengo la intención de enviar a mis dos hijos a la escuela pública. De esa manera voy a sacarlos de la casa antes de que el Estado los lleva a la fuerza lejos de mí.