2015-01-27

Sophia y Fabian abrazados

Un bebé muy educado.

Niños modales educados

Retomando un viejo post sobre Cortesia poco frecuentel
Me dí cuenta que llevo de 2-2.

¿Sabes lo que me gusta del bebé?

Bueno, sí,
Que tiene un fabuloso y precioso cabello rubio, de grueso pelo que, si no se controla, se parecerá a una presentadora de televisión de los 70´s, pero aparte de eso.

Él dice: "Gracias".

Esto puede no parecer una gran cosa, pero teniendo en cuenta que mi otra hija mayor (de 3 años) muestran gran gratitud por mí "blando" estómago y esperando con ansias que yo estornude para decirme "Salud" o espera golpearme para poder decirme "Perdón", yo diría que tengo una tasa de éxito del cien por ciento. Es decir: La boté de Home Run. Y con las bases llenas. En el 9no Innings. En la Serie Final de la Serie Mundial.

¿Donde está mis regalos?

Pero volviendo al tema,
No es que no he estado haciendo mi "condenado trabajo" para enseñarle los modales a mis niños, es que ellos simplemente, y cuando les dió la gana, casi al mismo tiempo, empezaron a usar palabras como "condenado" y una variedad de otros improperios, y no saben cuanto recé para verlos crecer, verlos pagar sus impuestos, y no ir a la cárcel.

Pero quitando su condenado lenguaje. Ellos son muy educados, son unos bebés extremadamente educados. ¿Qué me impulsa a pensar que mi esposa y yo no nos hemos vuelto necesariamente los mejores padres? Pues porque los niños que tenemos lo han hecho por voluntad propia, y ha sido tal el trabajo que hasta nuestros hijos se han ofrecido para estacionar mi coche en doble fila (o paralelo) cuando yo no pueda. Lindos, no?

Sin embargo, existe algo muy extraño en mis 2 hijos. y es que hay una posibilidad de que ellos se saltaran una generación. Y es extraño que sean muy elegantes para la familia que se gastan, esa es una de las razones por la que tuve que sentarme con mi bebé y tener una conversación seria:

"Veo que estás comiendo mis papas de McDonald's con un tenedor."

"Gachas."

"De nada. Ahora bien, ¿dónde está saliendo esa necesidad de ser tan educado? Usted insiste en usar utensilios, cuando, claramente, el resto de los mortales aquí optan por usar sus manos para ganarse el sustento."

"Jugo."

"Aquí tienes."

"Gachas."

"De nada. Teniendo en cuenta el hecho de que a tu hermana y a tí los he traído ayer y hoy a McDonald's y aún insiste en comerte las papas con tenedor, para quede registrado, podemos decir que quizás no los he traído demasiadas veces?".

"Gachas."

"Por favor, sin presiones. Todavía estoy tratando de acostumbrarme a tu educado trato."

"Gachas."

"Sólo te gusta decir eso, ¿no?"

"Gachas."

Fue un contundente trabajo, el periodismo de investigación que acabo de hacer me dice que esto puede ser sólo una etapa, pero, en el caso de que esto se le pegue por el resto de su vida, por favor asegúrese de enviarme El Premio a la Crianza. Sí ya sé, he dicho que no lo merezco, pero es que nuestra casa tiene una chimenea, y es posible que no tengamos algo para poner allí porque quizás entre los niños y yo pudimos, quizás haber roto unos floreros por haber estado jugando a la pelota dentro de la casa.

Gachas.