2015-05-06

Las diez razones de porque nunca dormirás como lo hacías antes de tener hijos.

El otro día mientras estaba sirviéndome café con los ojos medio cerrados y aún con lagañas me quedé dormido por 4,5 segundos y empecé a recordar las noches antes de tener hijos.
Recordaba lo que era, levantarse los sábados cuando el cuerpo estaba agotado de tanto dormir, el volverse a acostar un domingo a las 9 am cuando el día esta frío y despertar sintiéndote completamente descansado. Dicen que su cerebro no funciona correctamente si no duerme lo suficiente. Bueno, yo puedo decir que mi cerebro no ha funcionado adecuadamente en 4 años, 1 meses, 13 días y 1 hora. Cuando desperté de mi sueño me di cuenta de lo mal que estaba funcionando mi cerebro mientras veía mi café por todo el suelo de la cocina porque nunca había puesto la taza para el café debajo de la cafetera.
Si alguna vez has estado en una conversación con un grupo de padres es probable que haya tenido una conversación basada únicamente en torno al tema del sueño. Como padres, parece ser la cosa que a todos nos obsesiona. Hablamos de lo cansado que estamos, lo poco que el bebé durmió la noche anterior, la forma en que el niño mayor tuvo una incómoda tos y lo mucho que extrañamos dormir hasta tarde. Pedimos a los otros consejos: ¿Qué edad tenía tu hijo cuando dormía toda la noche? ¿A qué hora se levantan tus hijos por la mañana? ¿Sigue estando oscuro cuando te despiertan? ¿Intenta tu hija dormir en tu cama? Parece que una vez que usted se convierte en un padre las noches con un hermoso sueño e ininterrumpida, se ha ido.

Pero es realmente así? Sí,
Así que sírvete un poco de café (no te olvides de la tasa) y leer 

Las diez razones de porque nunca dormirás como lo hacías antes de tener hijos.

  1. Usted trajo a casa un hermoso recién nacido. Ellos están tratando de compensar nueve meses de estar en el útero. Ellos no quieren dormir por miedo a que se pierda algún divertido evento del Planeta Tierra. Cuando se dan cuenta que nada emocionante está sucediendo a las 3 am deciden que ellos son los que le pondrán esa emoción.
  2. Su bebé no está muy agotado. ¿Sabías que si agota toda esa energía puede causar que FINALMENTE el bebé duerma TODA LA NOCHE? Sí yo tampoco lo sabía hasta que mi doctor me dijo que es por eso que el bebé estaba despertándose. Pude haber pasado todo el día enseñándole cómo saltar y escalar, o aplaudir como locos y esperar dormir un poco más esa noche.
  3. Dentición. Te estoy diciendo que nunca he pensado en los dientes como ahora. Vi a mis hijos comer alimentos sólo con las encías y estoy bastante convencido de que realmente no necesitamos dientes. Me siento a pensar de esto toda la noche porque quiero dormir y la dentición se interpone en el camino.
  4. Pañal sucio. No hay nada peor que despertarse a las 3 am con un bebé o niño pequeño llorando y al acercarse recibas un golpe en la cara con el olor a orina. Son las 3 de la mañana y ahora tienes que cambiar el pañal de tu bebé y la sábana de la cuna que es esencialmente igual que la lucha libre con un cocodrilo en una jaula. Confía en mí, el cocodrilo gana de vez en cuando.
  5. Los resfriados. Yo no sé ustedes, pero cuando estoy enfermo todo lo que quiero hacer es dormir. Cuando mis hijos están enfermos, lo único que quieren hacer es levantarse toda la noche. Inevitablemente, yo termino enfermo cuando ellos se curan. Me refiero, a que estoy “más” enfermo ya que solo puedo dormir 7 horas en una semana.
  6. Monstruos debajo de la cama. Bueno, siendo honestos los monstruos aunque están debajo de la cama, hay que revisar detrás de la puerta y en el armario para convencerlos de que todo está seguro y puede cerrar sus ojos para las próximas 8 horas, aunque ellos te exigirán que revises todo el cuarto cada hora para asegurar que no han regresado.
  7. Necesitan agua. No sé lo que mis hijos están haciendo en su sueño que les da una terrible sed, pero estoy empezando a sospechar que hacen algún tipo de aeróbic mental.
  8. Oyeron algo, y no se les permite salir de su habitación hasta que descifres exactamente qué era ese algo. Sólo culpa a tu mascota y dile que no fue nada.
  9. Estás demasiado confiado de que vas a tener un largo sueño cuando de repente te despiertas con uno (o tus 2 hijos) a 10 centímetros de tu cara. Sólo se necesita tiempo para que esto ocurra y debas dormir con un ojo abierto para el resto de tu vida.
  10. Los niños tienen una energía inagotable. Esas mañanas cuando tu hijo no sepa que más hacer él va a despertar como un disparo de cañón.

Así que tengo 4 años, 1 meses, 13 días y 2 horas en esta cosa llamada Paternidad y no me ha quedado otra cosa que aceptar que nunca voy a dormir como yo lo hacía hace 5 años. También me he vuelto bastante bueno en saber cuáles son las necesidades para sobrevivir; café, café, y más café.
También estoy planeando en secreto mi venganza para cuando mis hijos sean adolescentes y los vaya a despertar con trompetas a las 6am,  para luego perseguir a la primera persona que dijo:

"Anoche, yo dormí como un bebé."

Debido a que:

A) Eran un idiota,
B) Nunca tuvo un bebé
C) Tiene un bebé que debe enseñar a los otros bebés del planeta cómo dormir.

Si lo encuentro les haré saber.
Hasta entonces Padres, manténgase fuerte y despiertos.