2017-09-11

Sophia y Fabian abrazados

Los hijos y los políticos

Bebé de Baby Boss en posicion como un politico
No entiendo a los políticos. Bueno, tampoco entiendo a los líderes políticos. Ni a los seguidores de los políticos. Un día te dicen “Vamos a ganar” y al siguiente día dicen que perdieron por fraude. O escuchas “Soy la mejor opción” y al minuto lo encarcelan por robarle a los bebés, a su madre, y a las abuelas.
Y es que los políticos son universalmente odiados. Especialmente los políticos del siglo XXI. No sólo no pueden hacer nada bien -no pueden hacer nada en absoluto!- y fuera muy lindo si no tuvieran un impacto en nuestras vidas.
Que es más o menos, como nos sentimos con los niños;

No puedes decir que son universalmente odiados (el énfasis en NO pueden ser ); es mucho más fácil reírse de sus payasadas cuando no son tus niños. Y las similitudes no se detienen...

Dirán cualquier cosa para obtener tu aprobación. Casi todas las veces que mis hijos me dicen que me aman, viene seguido por una o más solicitudes por algo.

Son las personas más indecisas del mundo. Nadie cambia de opinión como un niño. El mío acaba de lanzar una rabieta porque no lo dejaba ver la televisión y ahora se niega a ver la televisión porque... Ni siquiera sé por qué! Pero tengo la Tv solo para mí. ¡Va a ser presidente!

Harán cualquier cosa para evitar que otros tengan éxito. ¿Crees que House of Cards es siniestra? Deberías ver el colegio de mis hijos. Ya han expulsado a tres maestros porque son muy estrictos, o porque deben sentarse para comer o deben dejar el salón ordenado.

Hacen promesas que no pueden cumplir. Cada vez que trato de hacer que mi hijo haga algo, me dice que lo hará mañana. En realidad, dice "al día siguiente" porque no usa la palabra "mañana". Independientemente, nunca sucede "al día siguiente". Tengo suerte si sucede en la próxima vida.

Pueden repetir lo mismo como nadie. Mi hijo literalmente ha estado hablando de Paw Patrol por 52 minutos seguidos. 53.

Les encanta negociar. (Y son terrible haciéndolo.) No puedo recordar la última comida que no comenzó con alguno de mis hijos tratando de conseguir la manera de no comer sus verduras o saltar directamente al postre, y no terminó con todos los miembros de la familia gritándose mientras que el resultado es el mismo (Papá comiéndose 4 raciones de verdura).

El soborno siempre funciona. Si usted desea encontrar un cuarto ordenado o un plato sin comida, la mejor manera y la más fácil es pagar por ello.
Bebé de Baby Boss le llueven dólares
Dispararán tu presupuesto al cielo. Dele a un niño una calculadora y un talonario de cheques y tiene aproximadamente la misma oportunidad de mejorar un presupuesto que los miembros del Congreso. A juzgar por lo poco que mi hijo le gusta la escuela, probablemente gastarían la misma cantidad en educación.
Bebé mostrando dolares en su mano
Te emocionaste cuando lo viste al principio, pero cuatro años después, es una pesadilla. Y como en la política, no puedes hacer “caída y mesa limpia” sino que debes crear leyes para no modificar las leyes actuales pero que sí modifiquen el resultado final.

La persona que era hace un par de años atrás no se parece mucho a la persona de la actualidad. Cuando todo esto empezó, pensé que sabía lo que estaba buscando: alguien con intereses y valores similares a los míos. Lo que terminé es con un dictador más inestable que el presidente de Corea del Norte.

Todos son (casi) iguales. No mis hijos, sin embargo, son muy parecidos. 

Nunca tienen la culpa. No importa si un vaso se cayó de su mano. La culpa es del vaso, no de ellos. Tampoco es su culpa que chocaran con la puerta. De hecho, la culpa es de otros, nunca de ellos.

Se creen los buenos y el resto son los malos. Sin importar el tema, mis hijos creen que yo soy el malo y ellos los buenos.

Se la dan de muy machitos, y en el fondo son “Hijitos de Mamá”. Sin comentarios.

Podría seguir ya que las similitudes son infinitas. Afortunadamente, mi hijo de 4 años todavía no ha dicho nada políticamente incorrecto sobre la supremacía blanca. Pero aparte de eso, no puedo pensar en una diferencia.


Baby Boss pensando