2017-10-03

Sophia y Fabian abrazados

Como sobrevivir cuando dejas o recoges a tus hijos en el colegio

Fabian saliendo del Colegio
¿Saben qué le da sabor a la vida cuando eres Padre? El Suspenso.

Con este nuevo inicio de clases, tengo mil asuntos que atender y no tengo ni más las remota idea de cómo haré para atenderlas todas sin afectar a mis hijos. Los problemas y preocupaciones son normales para todos los padres: Pagar el colegio, comprar los libros, escoger en que actividad los vas a inscribir pero que te alcance el presupuesto y el tiempo.



Por suerte, he tenido un millón de cosas para distraerme de cualquier inminente e inoportuno cambios de rutina. Sí, a pesar de que tengo mil cosas que atender aún me puedo convertir en un padre de escuela completamente funcional. Cómo llegué a ser un padre lo suficientemente mayor como para tener hijos, está más allá de mí pero ha ocurrido, y mi deseo de hacerlo bien es fuerte.
Sophia y Fabián saliendo del Colegio

Cosas que necesitas saber Para Sobrevivir Cuando dejas o Recoge a tus hijos en el colegio

1. Dejando a los niños

Es realmente lindo que pienses que puedes manejar tu carro japonés hasta la puerta del colegio y dejarlo cómodamente al frente de la puerta de la escuela. Inclusive te puedes detener, y abrirle la puerta tú mismo. Tus hijos necesitan pasar por las puertas del colegio para aprender.

Incorrecto.

Empújalos. Me leíste bien, EMPUJALOS. De hecho, comienza desde que falten menos de 25 minutos para llegar al colegio. Tus hijos irán casi siempre dormidos y se negarán a bajarse del carro. Mientras más temprano comiences a despertarlos, mejor para todos. Una vez que ambos estén afuera del auto, arranca, hasta que tus hijos te vean desaparecer y piensen que han sido abandonados para ser criados por el personal de la escuela.

2. Haz tu cola

Nunca me he coleado, hay un cuidadoso protocolo para dejar a tus hijos y ser libre. La semana pasada, vi a dos madres que se pusieron delante de mí en lugar de dirigirse a la parte de atrás de la línea, en el intento de dejar a sus hijos tres minutos antes que yo.

Las miré con desprecio por atentar el sagrado ritual de dejar a los niños, pero yo solo no, todos los padres las vieron con desprecio porque todos estuvimos practicando nuestra cara de “No mostrar excesiva alegría en dejar a los niños en el colegio”.

Pero tan pronto empecé a decir pequeñas groserías sin que nadie me escuchara, un maestro salió de la nada, llamó a las ventanas de las infractoras y pronunció un discurso sobre la decencia común y posiblemente recordando que aunque tengas los vidrios arriba, aun escucharan tus groserías.

3. Patéalos

La primera regla al dejarlos es: patear a tus hijos fuera del coche tan pronto como sea humanamente posible. Es posible que tu esposa se haya quejado de que el niño la pateó por nueve meses, pero Susana Sánchez en su Range Rover detrás de tí no lo sabe y necesita que se lo recuerdes. Ni siquiera es necesario que bajes la velocidad cuando lancé a Sophia y Fabián desde un lanzacohetes que mantengo bajo mi asiento.


4. Engánchalos

Con el mismo espíritu con el que envías a tus hijos al colegio, también es importante que seas capaz de recoger a todo tu rebaño tan pronto como sea posible. Si son lo suficientemente mayores como para saltar sobre el capo del carro y agarrarse de la antena, eres un ganador.

¿Se pueden aferrar a un faro? ¡Vámonos!
Niños saliendo del Colegio


5. El tiempo lo es todo

Si llegas a recoger a tus hijos, una hora antes, estarás esperando por treinta minutos hasta que lleguen.
Si llegas a recoger a tus hijos treinta minutos antes, estarás esperando treinta minutos hasta que lleguen.
Si llegas allí cuando la escuela esté por cerrar y las maestras te vean mal, afortunadamente, sólo tendrás que esperar treinta minutos hasta que tus hijos lleguen.

6. Viendo a la gente

La fila para recoger a los niños, viene con un elenco estándar de personajes. Disfruto cada uno, soy uno de ellos y me preocupo cuando alguien falta:

· La Mamá que tuvo que dejar el concurso de belleza para ir a recoger a sus hijos
· El Papá con el carro cool, que lo pule mientras está esperando.
· La Mamá que corrió cinco kilómetros antes de dejar a los niños y correrá otros cinco cuando los deje.
· La Mamá que toma fotos del niño que entra a la escuela, todos los días (Presumiblemente, es para hacer un documental en YouTube).
· La Mama Sexy que puede que no sea una mamá, porque nunca la ves con un niño, pero podría estar modelando su ropa frente a ti.
· El Papá que mira demasiado a los otros padres y que está memorizando todos los detalles que ve, para luego escribirlo en su blog.

7. Alivio

Todos los días, estoy emocionado de ver a mis hijos cuando salen de la escuela. Lo hacen muy alegre, y todo está bien con el mundo. Tan pronto como llegamos a casa y los quito del capó del carro y me aseguro de besarlos, decirles que los amo mucho y que disfruto el tiempo que estamos juntos.

Después de todo, mañana tengo que decirle adiós de nuevo, y lanzarlos del coche antes de que alguien se colee en la fila y deje a sus hijos 3 minutos antes que yo.
Sophia y Fabian con sueño