2017-12-01

Sophia y Fabian abrazados

Hermanos: De las peleas al amor incondicional.

Sophia y Fabian abrazados en el Tobogan

Una de las cosas más hermosas de la vida es la familia, y es que la familia aparte de ser algo bello es lo más duradero en tu vida. Pero me refiero a tu familia de sangre, porque tu esposa puede algún día pasar a ser tu "Ex-esposa", mientras que tus hijos nunca serán tus ex-hijos, y mucho menos escucharas alguna vez alguien diciendo "Oye mira, allá va mi ex-hermano".
Y es sobre eso que les quiero contar hoy; Los hermanos.

Como sabrán mis hijos (Sophia y Fabián) tienen 6 y 4 años respectivamente y me he dado cuenta de que son eternos rivales, competidores por naturaleza, contendientes habituales, oponentes dedicados, enemigo... no mentira, no son enemigos jurados, es que no se me ocurrían más sinónimos. El hecho es que están en la etapa en que por todo pelean; ya sea porque quieren el mismo juguete, o mismo plato, o diferente parque, o el mismo asiento, o simplemente porque no están de acuerdo en algo.
Sophia y Fabian abrazados en la Graduación
La verdad es que así son todos los hermanos del mundo: pelean, se quieren, se extrañan, se cuidan. Y se aman, dan la vida por su hermano.

Pero estadísticamente, la primera persona que te pone un da un rasguño o te da un golpe en el estómago... es tu hermano. Y es que la pelea entre hermanos es como las peleas de Dragón Ball... duran años. Y lo hacen en todas partes; en la casa, luego en el automóvil, en el colegio, después los vas a buscar y vuelven a pelear en el auto, en el supermercado, en la panadería, en el parque, el ascensor, etc.

Creo que mis hijos siempre han peleado, pero quizás Fabián (que es el menor) le tenía miedo a Sophia y allí terminaba la discusión. Pero con el tiempo, Fabián empezó a defenderse y allí las cosas cambiaron. Ahora es un “mano a mano”.

Expectativa (Batman y Robin)
Realidad (Batman y Joker)

Batman dandole la mano a Robin
Batman agarrando a Jokerr

La evolución de las peleas entre hermanos:

Al principio, cuando mis hijos se peleaban lo hacían frente a nosotros y uno sabia quien había empezado y sabias a quien debías llamar la atención. Pero se dieron cuenta y ahora se molestan de manera silenciosa, no te enteras hasta que alguien grita o llora.
Luego se dieron cuenta que tiempo después, y sin importar quien comenzó, nosotros los regañábamos y castigábamos a ambos… así que empezaron a pelear de manera silenciosa en su cuarto, o en el cuarto de juguetes, o el baño o la cocina o algún otro sitio pero sin sonido.  Y es que cuando están peleando a escondidas es como ver una lucha de la WWE pero en mute.
Fabian agarrando la camisa a Sophia
Entre las cosas más extraña que he visto es cuando se le pasa la mano a uno de los hermanos y sabe que lo van a castigar pero antes de entregarse a la justicia, trata de llegar a un acuerdo por fuera: “Ya, ya, tranquilo, calma… si no lloras podremos ir todos al parque… y hasta te dejaré ir en el lugar favorito del carro de Papá”. Y cuando eso no funciona, los niños hacen lo que cualquier criminal hace… “esconde la evidencia”’. Y menos mal que esconde la evidencia y no ENTIERRA la evidencia, y menos mal que vivo en apartamento lejos de cualquier lugar donde enterrar al hermano.  

Pero lo más gracioso es que después de la pelea, los niños siguen con su vida como si nada:
  • Oye y tú hermano Fabián?
  • Vaya no sé.
  • No sé de él desde el almuerzo y son las 6pm.
  • Ni idea.
Los niños crean (y creen) que hay reglas para las peleas como esta:
  • Solo se debe regañar a quien llora. Por alguna razón mis hijos creen que debo regañar al que perdió la pelea, y es común escucharlos decir: “Oye Papá! Porque me regañas a mí? No ves que Sophia es quien está llorando por el golpe que le di?” o “Papá a mí no me regañes, Fabián es quien perdió”.
Las razones para pelear es lo menos importante. Entre las razones más absurdas está esta:
-         Fabián le pidió a Sophia que leyera un cuento. El cuento era de Disney y cuando estaba presentando a los personajes, Sophia leyó “Tribilin” y Fabián se molestó porque ese era “Goofy” y Sophia solo decía que eso no es lo que decía allí. Allí comenzó la pelea (estúpida traducciones).
Sophia durmiendo abrazando a Fabian
Pero como ya lo he dicho antes, los hermanos siempre serán hermanos y se cuidaran, y querrán a su manera. Y tendrán esa conexión tan fuerte y tan indescriptible que nadie entiende.

Los hermanos pueden tener MIL diferencias; Gustos diferentes, personalidades diferente, géneros diferentes, le gustan cosas diferente, películas distintas, etc… pero cuando empiezas a buscar cosas parecidas, conseguirás otras MIL. Y después de un tiempo ya no sabrás qué diferencia hay entre tus hijos. 

De repente veras que algo que diferenciaba a uno de tus hijos, fue adoptado por el hermanito y viceversa. O veras que ambos cambiaron simultáneamente de gustos. Un día un hermano solo amara el chocolate y la hermana el de mantecado pero un día, veras como ambos cambiaran de forma de pensar simultáneamente.
Sophia y Fabian con sombrero y lentes oscuros
Quizás esas diferencias son las que hacen a los hermanos tan unidos, quizás esos acuerdos locos para que no los regañen a ambos hacen una fuerte unión. Quizás quejarse del trato de Papá o Mamá cuando los regañan hace que se cuiden y amen de por vida.
Lo importante es que siempre serán… Hermanos.



 NOTA: Dedicado a mi hermana Dioselin González. La mejor hermana del mundo.

Sophia y Fabian agarrados de manos